Archivo | Uncategorized RSS feed for this section
Imagen

Día de reivindicaciones por excelencia

8 mar

image

Imagen 16 feb

image

Soledad

28 oct
“Estuve sola todo un domingo. No telefoneé a nadie ni nadie me telefoneó. Estaba totalmente sola. Me quedé sentada en un sofá con el pensamiento libre. Pero en el transcurso de ese día, hasta la hora de dormir, tuve tres veces un súbito reconocimiento de mí misma y del mundo que me asombró y me hizo sumergir en profundidades oscuras de donde salí hacia una luz de oro. Era el encuentro del yo con el yo. La soledad es un lujo”.
Clarice Lispector. Un soplo de vida. Publicada postumamente en 1978.
Siruela, Madrid, 2009.
Imagen

No a la LOMCE

24 oct

Talleres Sapiensex

19 sep

De nuevo septiembre y de nuevo al trabajo. Espero que andéis con energías renovadas después del largo verano.

Aquí tenéis una muy buena sugerencia para empezar a programar actividades en el centro, los talleres de Sapiensex, del área de Igualdad del Ayuntamiento de Málaga, junto con la asociación de psicólogas por la salud integral de las mujeres APSIM, sobre educación afectivo sexua.

En mi centro estuvieron el curso pasado y fueron muy interesantes. Aquí os dejo unas fotitos del evento.

¿Te gustaría que en tu IES se impartiera un taller Sapiensex gratuito?

Desde la perspectiva de género y de manera lúdica y divertida, podremos jugar al sapiensex con chicos y chicas de 3º o 4º de la ESO. El número de talleres disponibles es reducido, así que si te interesa, puedes solicitarlo a través de: info@sapiensex.com. Y si quieres saber un poco más sobre el juego, puedes informarte a través de: www.sapiensex.com

Para más información: http://www.sapiensex.com/blog/,  Rocío Carmona Horta

www.sapiensex.com

www.sapiensex.com/blog/

Vacaciones

22 jun

Llegamos por fin al esperado final del curso. Llega la hora de reponer energías, tan necesarias para seguir en la labor coeducativa, que tanto tiempo y fuerzas demanda.

Os quiero dejar con una reflexión sobre un par de noticias que he leído estos últimos días y que me dan esperanzas y me llenan de ánimo.

En primer lugar, el reportaje de El País Semanal del pasado fin de semana titulado: Confesiones entre ciencia y literatura, que recoge la entrevista entre Rosa Montero y Margarita Salas, mujeres luchadoras y admirables, ejemplos que seguir. Margarita Salas, mujer optimista donde las haya, da “un plazo de 15 años para que la mujer científica alcance la posición que le corresponde de acuerdo a su capacidad y trabajo.” Rosa Montero no es tan optimista, pero desde luego está de acuerdo en que es tan solo una cuestión de tiempo que el mundo empiece a valorar el talento femenino. Y precisamente porque es una cuestión de justicia, que va a ocurrir gracias a todas las mujeres y hombres que nos dedicamos a trabajar para que esto ocurra, por lo que me siento llena de satisfacción.

Además, esta mañana he leído una noticia dedicada a Maryam Bibi, la directora de una ONG de ayuda a la mujer en Pakistán, que recibe amenazas de muerte casi diarias. Por un lado, me entristece confirmar la situación de las mujeres en su lugar de origen, Waziristán del Norte, una de las zonas más atrasadas de Pakistán, una región tribal pastún fronteriza con Afganistán donde aún imperan caducos códigos de honor y un opresivo sistema patriarcal que considera a las mujeres otra propiedad familiar más. Sin embargo, por otro lado, no puedo dejar de alegrarme por el hecho de que, incluso en los lugares más inhóspitos para las mujeres, surgen figuras como las de Maryam Bibi, que dan esperanza a muchas otras mujeres y hombres y que aspiran a construir una sociedad más justa.

Lo que parece imposible también!

Me ha recordado este caso al de Malala, figura que he trabajado con mi alumnado en clase este curso y que estoy segura de que les servirá de inspiración para el futuro.

Con esta reflexión llena de optimismo os dejo para disfrutar de unas merecidas vacaciones.

¡Feliz verano, volvemos en septiembre!

Cómo luchar contra la violencia de género

7 may

Hoy he escuchado en el telediario una noticia sobre el incremento de la violencia de género entre adolescentes. Nada nuevo, si nos fijamos un poco en lo que ocurre a diario en nuestro centros. Desde luego, nos sirve para recordar la importancia del trabajo que hacemos día a día en clase para desterrar actitudes machistas entre nuestro alumnado, como única forma de para la asociación masculinidad y violencia.

Hace poco escuché una brillante charla de Jackson Katz, experto en sexismo y violencia de género, en la que pone de relieve los puntos fundamentales que deben guiar nuestro trabajo contra la violencia sexista.

Entre otras cosas, habla de la necesidad de reconocer el liderazgo femenino, que sea un ejemplo a seguir tanto para  mujeres como para hombres. Además, propone cambiar el foco mediático de la víctima hacia el agresor, dejando de preguntarse por qué una mujer está con un hombre así, o por qué vuelve con él y empezando a centrarse el censurar al agresor, en vez de a la víctima.

Por otro lado, es fundamental educar a todos aquellos hombres (y también mujeres, pero fundamentalmente hombres), que no ejercen violencia, pero que de alguna manera tampoco la sancionan para no sentirse excluidos del grupo. Es lo que Katz llama el “enfoque del espectador” (‘bystander approach’). Se trata de educar a nuestros adolescentes varones para que sancionen (moralmente) conductas violentas hacia las mujeres dentro de su grupo de iguales, lo que llevaría a deslegitimar el uso de la violencia como forma de expresar la masculinidad.

Me ha gustado también que Jackson Katz comience la charla dando las gracias y reconociendo el trabajo de todas las mujeres que creen que un cambio en los modelos de relaciones entre hombres y mujeres es necesario para cambiar la sociedad. En esta labor, este investigador piensa, como yo, que es imprescindible que los hombres asuman su responsabilidad y empiecen a trabajar sobre la idea de masculinidad. Ya basta de pensar que todo lo que tiene que ver con el “género” se refiere a mujeres, y es asunto solo y exclusivamente de mujeres.

Aquí podéis ver la entrevista, aunque, desafortunadamente, solo están disponibles los subtítulos en inglés.

 

Algo parecido propone Tony Porter en su charla TED Un llamado a los hombres, en la que habla de liberarse del “kit de masculinidad”. Ests sí que se puede ver subtitulada en español.

Día Mundial de Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina

6 feb

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el 6 de febrero Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina. Según señala la OMS.

La mutilación genital femenina afecta a alrededor de 140 millones de niñas y mujeres, y cada año más de 3 millones de niñas corren riesgo de sufrirla. Más información.
Para tratar el tema en clase, os recomiendo la película Flor del desierto, sobre la historia real de la modelo Waris Dirie, que sufrió la mutilación genital cuando era niña:
Aquí tenéis material para trabajar la película Desert Flower, en clase de inglés (adaptados de la web ESL Printables).
Por último, más recomendaciones y materiales recogidos este blog para trabajar este tema en clase.

Aniversario de Jane Austen

16 dic

“Tres o cuatro familias en un pequeño pueblo es justo aquello con lo que hay que trabajar.”
Jane Austen

Hoy se cumplen 237 años del nacimiento de una de mis autoras favoritas, Jane Austen.

Jane Austen, retratada por su hermana Cassandra

Jane Austen es una escritora de los pequeños detalles, pequeños detalles que dan colorido a la historia pero que los historiadores tienen gran dificultad en recuperar.

Así, al menos, habla de ella James Edward Austen-Leigh, sobrino de la escritora que recopiló sus recuerdos de su tía en la que fue la primera biografía de la autora, que se publicó en 1870.

Recuerdos de Jane Austen es el título de este libro, que en español está publicado por Alba Editorial, que os recomiendo leer para  adentrarse un poco en el mundo de esta gran escritora y acercarse a su personalidad, más allá de lo que ya podemos intuir de ella al leer sus libros.

Jane Austen era una mujer muy cultivada. Una de sus cartas a su íntima amiga Miss Lloyd demuestra que hasta sus conversaciones íntimas abordaban temas intelectuales, sin olvidar su ironía característica:
“No sabes cuánto me angustia tu petición de libros. No se me ocurre ninguno que llevar, y tampoco creo que los necesitemos. Voy a verte para hablar, no para leer y que me leas en voz alta, eso puedo hacerlo en casa; y te aseguro que estoy haciendo gran acopio de información para soltártela en mi parte de la conversación. Estoy leyendo la Historia de Inglaterra de Henry, y te la recitaré como prefieras […] Con estos planes por mi parte, si tú recitas la gramática francesa, y señora Stent proclama de vez en cuando la excelencia de gallos y gallinas, ¿qué más podemos necesitar?”

Su sobrino, sin embargo, remarca en su biografía (de donde están extraídas todas las citas) que “no era lo que sabía sino lo que era lo que la diferenciaba de las demás personas”. Sus sobrinos le tenían mucho cariño, como se demuestran en los siguientes testimonios. Una de sus sobrinas la describía así:
“Cuando era pequeña siempre estaba sentándome encima de la tía Jane y siguiéndola donde podía […] Lo que más fascinaba a los niños era lo cariñosa que era. Parecía quererte y tú la querías por ello. [...] Podía conseguir que cualquier cosa fuera divertida para un niño.[...] Los cuentos eran inventados sobre la marcha, estoy segura, y se prolongaban dos o tres días si la ocasión era propicia.”
Otra sobrina decía de ella: “recuerdo de qué modo tan extraño la echaba de menos. ¡Me había acostumbrado hasta tal punto a guardar cosas en mi pensamiento para contárselas luego!”. Una relación envidiable, desde luego.

El don para entretener a los niños parece que también se hacía extensible con los adultos. Era una persona divertida y risueña, muy aguda para captar lo ridículo que tienen las situaciones cotidianas de la vida, pero con tacto y consideración, sin ridiculizar a nadie. Le gustaba saber de la vida de las personas de su alrededor, por las que se interesaba genuinamente. Este interés, sin duda, parece ser la base del retrato tan detallado de la personalidad de sus personajes.

Su producción literaria fue corta, seis libros escritos entre 1789 y 1816. En los últimos cuatro años, de 1811 a 1816, cuando vivía en la última de sus residencias, en Chatwon, escribió tres de sus novelas Mansfield Park, Emma y Persuasión.

Es asombroso un periodo tan prolífico en unas condiciones nada favorables:
“Es sorprendente que fuera capaz de hacerlo, pues no tenía ningún estudio donde retirarse, y debió de escribir casi todo en el salón familiar, sometida a toda clase de interrupciones casuales. Tenía mucho cuidado de que, ni criados, ni visitantes, ni personas fuera del círculo familiar sospecharan cuál era su ocupación. Escribía en hojas muy pequeñas que podía guardar fácilmente , o esconder, bajo un papel secante. Había, entre la entrada principal y la zona de servicio, una puerta de vaivén que chirriaba al abrirse; pero ella no quería que arreglaran esa pequeña incomodidad, porque la avisaba cuando alguien venía”.

Habitación de Jane Austen en su casa de Chawton

Desde luego, Jane Austen carecía de ese “cuarto propio” del que hablaría más tarde Virginia Woolf, que le permitiera estar libres de interrupciones, que le ayudara a concentrarse. Nunca podremos adivinar las consecuencias, pero, parece ser que ella no lo vivía como una privación, pues cuenta su sobrino que jamás advirtió un gesto de impaciencia o irritabilidad de su tía cuando la interrumpían en alguna de sus visitas a Chatwon.

Jane Austen no recibió demasiada fama o notoriedad en sus días, aunque sus libros sí tenían buenas críticas. Sus novelas se fueron publicando una tras otra desde 1811. Cuando murió, en 1817, los beneficios de las cuatro novelas publicadas (dos, La abadía de Northanger y Persuasión, fueron póstumas) no llegaban a las setecientas libras, una cantidad modesta para la época.

Tampoco tuvo demasiado tiempo para conseguir su merecida fama en vida, pues falleció poco tiempo después de que empezaran a publicarse sus novelas. Ya a finales del siglo XIX, en el momento en que su sobrino escribió su biografía, se había difundido la calidad de sus novelas, pero todavía no era una autora muy conocida. De hecho, James Edward Austen-leigh relata cómo el mismo sacristán de la catedral de Winchester, donde está enterrada, se seguía preguntando “qué tenía esa dama de especial”, pues recibía muchas visitas de admiradores de su obra.

Jane Austen no escribía para ser famosa. La vida de Jane Austen es un ejemplo de vida reposada, poco variada, pero feliz, apacible y mesurada. Su sobrino la recuerda diciendo que “en ella no había nada excéntrico no anguloso; ninguna rudeza en su carácter; ninguna singularidad en sus maneras; ninguna sensibilidad malsana ni desmesura en sus sentimientos – característica con frecuencia unida a los grandes talentos. El suyo era un intelecto equilibrado sobre los cimientos del sentido común, endulzado por un corazón tierno y regido por unos fuertes principios; así que lo único que la distinguía de otras muchas mujeres amables y sensatas era ese genio peculiar que brilla luminoso en sus novelas.”

Una mujer de gran talento. Yo veo sus fuertes principios en esa fortaleza de carácter de sus personajes, su corazón tierno en la presencia siempre de segundas oportunidades para quienes protagonizan sus historias, su genio e intelecto en los maravillosos e ingeniosos diálogos de sus novelas.

Os la recomiendo.

¿Publicidad y feminismo?

2 dic

He visto hace poco este anuncio en una marquesina de autobús. Es una marca de perfumes que ha decidido promocionar un perfume que ha llamado “Manifesto” y muestra a una mujer con las manos pintadas de morado.

2012-11-28 10.06.50

Interpreto que se dirige a mujeres feministas por el nombre y el color de la pintura. ¿Ahora vende el feminismo? ¿Cuál es la intención de este anuncio? ¿Pretenden vender apelando a la conciencia, a la identificación como mujeres “libres”?

Me crea cierto desasosiego, la verdad. ¿Cómo lo interpretáis?

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.