Ponerse a la labor

Trabscribo un inspirador artículo de la maestra MARI CARMEN DÍEZ NAVARRO, Maestra de Educación Infantil y psicopedagoga, publicado en el último número de Cuadernos de Pedagogía.

Es también mi deseo para este curso.

PONERSE A LA LABOR

“Tagore describe así a una persona dedicada a educar, Satir Sandra Rabin: “Con él, los muchachos no se sintieron nunca sujetos a un determinado aprendizaje, sino que parecían tener entrada en todo. En primavera, cuando los árboles de sal estaban llenos de flor, Satir se iba el bosque y allí les recitaba, frenético de emoción, sus poemas favoritos. Nunca sintió la menor desconfianza en la capacidad de los muchachos, y les hablaba y leía de cualquier asunto en el que estuviesen interesados. Su anhelo era despertarles el entendimiento y siempre tenía éxito. Su enseñanza era personal y él mismo la fuente de ella, y así estaba hecha de la materia de la vida”.
Hace un tiempo vino a mi clase un estudiante que quería aprender a ser maestro. Pedí a mis alumnos que le dijeran qué hacía falta saber, según ellos, para ser un buen maestro, y le dijeron estas cosas: hace falta que sepas las letras y los números; saberte los nombres de los niños; y cuidarlos bien; tener juguetes en tu clase; enseñar a escribir cartas; reñir; hacer poesías; hablar con los padres de algunos secretos de los hijos; bailar y cantar; hacer teatro; contar cuentos: hacer trabajos bonitos; ordenar; animar a los niños tristes; relajar a los niños para que se calmen; y hablar con los niños todos los días.
Es decir, hablaron de saberes, placeres, reconocimientos, ley, afecto, comunicación… Necesidades del cuerpo y del alma. Quizás aprendiendo de Satir podríamos emprender los cambios que necesita la figura del maestro en estos momentos:
– Dejar el intento inútil de ser un sabio que enseña y dedicarse a acompañar a los niños, a conocerlos, a escucharlos y a aprender con ellos.
– Dejar de pretender ser un trabajador que cumple heladamente su supuesta responsabilidad educando a golpe de programaciones, horarios
y currículo. Procurar, en cambio, ser una persona que camina llevando a los niños de la mano y contagiándoles desde dentro el deseo de vivir.
– Dejar de pensarse como alguien lejano, objetivo, profesional… Y entablar vínculos de auténtica relación con cada niño y familia.
Nos corresponde empezar a gestar los cambios, en vez de dedicarnos a quejarnos o a repetir lo que ya hay. Corre prisa inventar una escuela humana, creativa, abierta, amable. Una escuela en la que si fuéramos pequeños querríamos estar, ser y sentir. Solos y con los demás. Placenteramente y desde dentro. Será cosa de ponerse a la labor.

Anuncios

Un comentario en “Ponerse a la labor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s