Seminario – Aspasia: Mujer y poder

Esta semana hemos tenido la oportunidad de asistir al seminario Aspasia: Mujer y poder, en Málaga. Como cada año, se han reunido sabias mujeres de diferentes ámbitos para intercambiar experiencias y saberes con el público asistente.

El martes pudimos escuchar a Amparo Rubiales, abogada y Consejera de Estado, hablando de mujeres y poder político.

La abogada hizo una apasionada defensa de la necesidad de hacer visibles a las mujeres en todos los campos, y especialmente en política, donde gracias a las leyes de paridad aprobadas en la Convención de Atenas, ha aumentado el número de mujeres que representan a toda la sociedad hoy en día. Y todo esto para luchar contra la mayor injusticia, que, para ella, “es aquella derivada del sexo”.

Es precisamente desde el ámbito político donde se puede actuar en otras esferas de la sociedad para dar visibilidad a las mujeres. Por ejemplo, se está trabajando sobre una ley de cotitularidad compartida para las explotaciones agrarias, pues todavía el 80% de dichas explotaciones tienen como titular a un varón, a pesar de que es una realidad que las mujeres participan activamente en el mundo agrario. Este es sólo un ejemplo que Amparo Rubiales sacó a colación en su defensa de la presencia de mujeres en política, y siempre dejando claro que: “más presencia no significa directamente más poder”, pues “el poder todavía es masculino”, por lo que aboga por caminar hacia la búsqueda de un poder propio, no delegado por los hombres. Todavía es frecuente ver cómo los partidos políticos ponen trabas a consolidar el liderazgo de mujeres políticas, por ejemplo, renovándolas continuamente en diferentes cargos.

En este sentido ya comentó al comienzo de su exposición que “algunas diferencias hay en esto de que el poder lo detente una mujer”, aunque me quedé con ganas de preguntarle sobre este tema, ya que no hubo debate por falta de tiempo.

Estoy convencida, como Amparo, de que las mujeres ejercen otro tipo de liderazgo, un liderazgo que tiene en cuenta a quienes le rodean, que empatiza y comparte. Amparo, desde luego, me pareció un ejemplo: lo primero que hizo fue nombrar a sus amigas y compañeras con las que ha compartido y comparte ideas políticas y voluntad de cambio social. Es muy importante dar voz a otras mujeres a través tuya, reconocerles autoridad y extender redes.

Después pudimos disfrutar de Catalina Lara, catedrática de Bioquímica y Biología  Molecular de la Universidad de Sevilla.

Catalina Lara tituló su conferencia Mujeres y Ciencia: ¿una pasión posible? Y precisamente lo que hizo fue una vehemente defensa de la pasión como motor de la ciencia, y de la vida en general; un motor que mueve a muchas mujeres.

La sociedad todavía no parece tolerar la pasión por la ciencia en las mujeres. O al menos no la ha tolerado hasta ahora, pues nos recordó la ausencia de muchas mujeres científicas en la historia, pero nos dejó claro que la ciencia no sería hoy lo que es sin la aportación de muchas mujeres anónimas o poco conocidas.

Catalina Lara piensa que todavía hoy muchas mujeres encuentran obstáculos para dedicarse a la ciencia. Muchos obstáculos son internos, pero otros son reales, aunque poco palpables. Según la profesora Lara, hay factores sutiles de discriminación que dificultan el liderazgo de las mujeres en el mundo científico, por ejemplo, el hecho de que las mujeres dirigan frecuentemente proyectos de investigación de poco presupuesto y con pocos miembros, frente a sus colegas varones que suelen contar con mayor apoyo económico.

Frente a este tipo de obstáculos, Catalina Lara propone fomentar las redes de mujeres en la ciencia y olvidarse de la ilusión de la meritocracia, pues la cooptación es frecuente en el mundo de la ciencia y no favorece a las mujeres que todavía no están en posiciones de poder en número suficiente (son poco más de un 20 % las catedráticas en las facultades de ciencias).

Como ya comentó Amparo Rubiales, la catedrática de la Universidad de Sevilla defendió una forma de liderazgo diferente a la de los varones de las mujeres en las ciencias. Las mujeres parecen utilizar la notoriedad que reciben en sus investigaciones para el cambio y el beneficio de la sociedad en lugar de para beneficio propio. El caso de Marie Curie y otras investigadores son claros.

Parece ser que Marie Curie se dedicó a visitar el Frente durante la Primera Guerra Mundial con una de las primeras máquinas de rayos X para poder examinar a los soldados y averiguar el lugar exacto donde habían recibido metralla para extirparla con seguridad. Otras mujeres científicas premios Nobel, como Dorothy Crowfoot Hodgkin o Rita Levi-Montalcini, han utilizado su notoriedad para el trabajo pacifista y el desarrollo social respectivamente con sendas fundaciones para estos fines. Además, Françoise Barré-Sinoussi, premio Nobel por haber descubierto el virus del sida, hace viajes frecuentes a África para formar a personal sanitario sobre esta enfermedad. Mujeres encomiables, sin ninguna duda.

Anuncios

Un comentario en “Seminario – Aspasia: Mujer y poder

  1. Me ha parecido muy interesante, y estoy de acuerdo con todas. Pero el principal problema de mujer para destacar en cualquier campo, es la familia, pues mientra al hombre no le importa desligarse de ell, cuando lo necesita, para la mujer supone un gran sacrificio. Si no fuera por esto, estoy segura que habría muchas mujeres destacando en todos los campos, pues estamoa muy capacitadas. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s