Maestras que admiro: Elena Serrano

Ayer se celebró en Málaga un acto para conmemorar la “excelencia educativa” de profesorado y alumnado de la provincia que ha recibido algún premio en diferentes ámbitos educativos. Está bien que la Junta quiere “homenajear la excelencia”. El problema es que la excelencia no se mide sólo con premios y reconocimientos, sino con la huella que se deja con el trabajo y el amor que se pone a diario en el aula. ¿Y cómo se mide esa huella? ¿Cómo se mide el amor?

Puede que Elena Serrano no haya recibido ningún premio (demasiado modesta para presentarse, o demasiado ocupada para preocuparse), pero es una profesora excelente.

Elena Serrano es profesora de Historia del IES Vicente Espinel de Málaga, es una luchadora y una feminista que lleva más de treinta años en la enseñanza, por pura vocación, guiando a sus alumnas y alumnos, haciéndoles partícipes de sus variadas y profundas experiencias vitales, de sus viajes, de sus pensamientos, de su indignación ante lo que ocurre a su alrededor.

Elena es una maestra excelente, una verdadera “vigía de la sociedad y de la historia, que ha logrado mirar y ver a lo lejos percibiendo con máxima acuidad el presente”, utilizando las palabras de María Zambrano.

Sus alumnas y sus alumnos seguro que disfrutan enormemente del entusiasmo que sabe transmitirles en clase. Los mueve, eso es seguro, si no, ¿cómo es posible que consiga que una alumna se disfrace de Clara Campoamor y lea su acalorado discurso ante las Cortes para conmemorar el 75º aniversario del voto femenino? ¿cómo engancha a sus chicas y chicos para implicarlos en un intenso trabajo de investigación para poder planear juntos un viaje escolar a Bolonia? ¿cómo transmite su sentido de la justicia y los embarca  en acaloradas discusiones o consigue que se expresen, haciendo teatro o escribiendo, y que además ganen premios por ello?

Precisamente ha sido una alumna de Elena, Sara Ssamdi Baroudy, la que ha obtenido uno de los primeros premios del Concurso de redacción sobre igualdad de género de la Fundación José Tomás. Esta es la redacción premiada de Sara.

Puede que Elena no tenga ningún premio institucional, pero se debe sentir maestra excelente.

Yo me siento afortunada por tenerla como maestra, pues, vuelvo a tomar prestadas bellas palabras de Zambrano: “entre las venturas que me ha deparado la vida, una de las mayores es la de haber tenido maestros”, pues  “no tener maestro es no tener a quién preguntar, y más hondamente todavía, no tener ante quién preguntarse”.

Gracias Elena.

Anuncios

2 comentarios en “Maestras que admiro: Elena Serrano

  1. Suscribo todas y cada una de las palabras que le has dedicado a Elena. Una mujer entregada a su trabajo. Lo dice una alumna a la que le dejó huella y espera que en la memoria de su profesora aún quede hueco para ésta alumna a la Elena llama Ceci,como me llaman mis amigos. Por favor hazle llegar mi cariño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s