Sobre masculinidad

Me parecen muy interesantes las iniciativas de AHIGE, la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género , y  me hacen preguntarme cuál es el recorrido que estos hombres hacen para replantearse y trabajar sobre la masculinidad hoy en día.

Precisamente, este mes han organizado el 8º Encuentro Igualitario de Hombres y Mujeres ‘La igualdad y los Nuevos Estados de Consciencia’, aunque parece que el espacio de debate va a ser mixto.

Sobre el tema de la masculinidad, he leído un artículo muy interesante de Oscar Guash, publicado en la estupenda revista online Pikara Magazine, del que os extraigo algunas reflexiones. El profesor de sociología de la Universidad de Barcelona cree que la opresión de género también afecta a los hombres

“Es un error plantear la opresión de género que padecemos los hombres tomando como referente a las mujeres, porque los que discriminamos y oprimimos a otros hombres somos sobre todo nosotros. Tiene que ser un proceso interno. Y la clave está en aceptar ser tratados como mujeres”

“En todo caso yo hoy creo, con respecto a cuando escribí sobre estos temas, que es un error plantear la opresión de género que padecemos los hombres tomando como referente a las mujeres. En un sentido es inevitable, pero habría que analizarla entre nosotros porque los que discriminamos y oprimimos a otros hombres somos sobre todo nosotros y somos nosotros los que tenemos que generar un discurso crítico. Podemos hacer alianzas, utilizar instrumentos teóricos del feminismo. Pero tiene que ser un proceso interno.”

Sobre este proceso interno, ese replantearse la masculinidad, Guash opina que “la clave es que los hombres aceptemos ser tratados como mujeres.”

¿Qué opináis sobre esto? Me hace pensar en si nuestros adolescentes varones se plantean esto alguna vez. Me preocupa en tanto que hay un rechazo absoluto al “hecho de ser tratado como una mujer” y parece ser que es precisamente esto una de las causas del fracaso escolar masculino.

Sobre este tema, también opina el profesor:

“Fracasan más los chicos porque el niño tiene que ser un rebelde obligatorio y si no se enfrenta al sistema es un marica, un empollón o un chivato. ¿Por qué no se utiliza el género para pensar el fracaso escolar? Si fracasaran las niñas seguro que se haría y estaría muy bien. Para los chicos no se hace porque nuestra sociedad ha asumido que son unos garrulos, ¿cómo no van a fracasar?”

Luchar contra el fracaso escolar implica por tanto trabajar la coeducación, que no significa sólo ofrecer modelos diversos a las niñas. Por fortuna, veo cada día cómo las chicas eligen con libertad cada vez más. Creo que es necesario hoy día tratar que está ocurriendo con los chicos en la escuela, qué significa para ellos su masculinidad, y qué debemos hacer en los centros educativos al respecto.

Sobre esto hay una publicación de Daniel Gabarró, ‘Fracàs escolar, La solució inesperada del gènere i la coeducació‘, de la que también he extraído algunas reflexiones:

Convido les lectores i lectors que desitgin una visió global d’aquest tema de la masculinitat masclista com a problema global (econòmic, social, laboral, familiar, escolar, vial, sanitari…) a llegir el llibre Transformar a los hombres: un reto social.
Per il·lustrar breument aquesta complexitat i demostrar que no és un tema escolar, sinó global podem citar algunes xifres  sense intenció de ser exhaustius: més del 90% de la població penitenciària està formada per barons, el 93% de les violències de gènere a la parella estan protagonitzades per homes, els abusos sexuals i violacions són realitzades, en la immensa majoria, per homes, més del 70% dels accidents de trànsit per imprudència els cometen els barons, i així un llarg etcétera. Per tant, no estem davant un tema només escolar o un tema individual o un tema que hagi  d’abordar-se psicològicament, sinó de quelcom que ha d’abordar-se sociològicament i en tots els àmbits socials:  família, escola, economia, política… perquè és un tema social. No hem de permetre que es redueixi a una perspectiva individual: allò personal és polític.

Al autor también le preocupa la expresión de la masculinidad y considera una necesidad trabajar sobre ello en los centros educativos, defiende la coeducación como idea central que debe abarcar a toda la sociedad.

Per contra, l’actual situació dels centres escolars ignora aquest fet i es considera la coeducació –en els millors dels casos- com quelcom complementari. Per tant, l’acció coeducativa no ocupa la centralitat escènica en la lluita contra el fracàs escolar que, per dret propi, hauria d’ocupar. Mentre la coeducació, és a dir, l’acció decidida i conscient sobre els valors de gènere –el que s’espera de nosaltres com a homes o com a dones- no estigui en el centre de l’àmbit escolar serà impossible incrementar l’èxit escolar. El considerar “complementari” tot el que és relatiu a la coeducació és, avui dia, l’obstacle fonamental per reduir el fracàs escolar.

L’èxit del professorat estarà molt més assegurat quan socialment es facin accions de gènere explícites vers les dones i cap als homes. Sense el suport general i social al tema del gènere, de manera que es faci arribar el missatge a tota la societat, l’èxit escolar pot estar en perill. Necessitem una acció de gènere que inclogui tota la població i que realitzi accions concretes perquè les dones tinguin més apoderament i per potenciar masculinitats alternatives.
Sense accions concretes, reals i globals per a tota la població deixarem l’escola sola i ho tindrà molt més difícil per tenir èxit. L’escola ha de tenir el suport de tota la societat. Sense el suport general i social al tema del gènere, l’èxit  acadèmic pot estar en perill. Estiguem amatents: el nostre futur en depèn.

Os dejo, para terminar, una entrevista con Carlos Lomas, experto en masculinidad que cree que “otro hombre es posible”.


Anuncios

3 comentarios en “Sobre masculinidad

  1. Me parece interesantísimo lo que dices en el post, tanto lo artículos como tus comentarios, me ayuda mucho a poner nombre a conflictos, pataletas y reacciones vividas en la enseñanza y que,en lugar de atenuarse se van agudizando con el paso de los años,en definitiva se elige o no mantener el modelo de masculinidad dominante. Gracias pr ilustrarme y hacerme pensar

    1. Me alegro que te a ti también te sugieran cosas estos artículos. Desde luego hay que saber de donde viene nuestra indignación, que no es sólo una pataleta, ¿no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s