Una por una: Wangari Maathai, in memoriam

Qué pena que se vayan mujeres que son referente de honestidad y trabajo por los demás.

“I’m doing the best I can” (Hago todo lo que puedo): esa era su filosofía, hacer todo lo que estuviera en su mano, como hace el pequeño colibrí que se enfrenta a un gran fuego con una gotita de agua, como cuenta en esta preciosa fábula (en inglés).

La nobel que plantaba árboles” es como titula El País su pequeño homenaje a esta gran mujer, que “plantando árboles” dio esperanza para la naturaleza y para miles de hombres y, sobre todo, mujeres de su tierra. En este artículo podemos leer cosas como esta:

Una mujer que tuvo que suportar que en su sentencia de divorcio el juez la calificara de “cabezota, triunfadora, con mucho nivel educativo, demasiado fuerte y muy difícil de controlar”. Ella le llamó corrupto y tuvo que dar con sus huesos en la cárcel brevemente por ello. Pero nunca se rindió ante los abusos. En 2004, reflexionaba así para el EL PAÍS: “La experiencia me ha enseñado que servir a los otros tiene sus recompensas. Los seres humanos pasamos tanto tiempo acumulando, pisoteando, negando a otras personas. Y sin embargo, ¿quiénes son los que nos inspiran incluso después de muertos? Quienes sirvieron a otros que no eran ellos”.

Hagamos todo lo que podamos, lo que esté en nuestra mano.

Anuncios

Un comentario en “Una por una: Wangari Maathai, in memoriam

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s