Ann Jarvis, madre e hija, y el Día de la madre

El pasado domingo se celebró el Día de la Madre y me parece importante recordar a Ann Jarvis, madre y a su hija, gracias a quien existe este día, que en nuestros tiempos parece haber perdido su sentido original.

Según la wikipedia, Ann Jarvis madre trabajó a lo largo de muchos años en el estado de Virginia (hoy Virginia del oeste) promoviendo cuestiones de salud y de seguridad social de las mujeres trabajadoras.

Durante la guerra de secesión organizó grupos de mujeres para atender a los heridos del conflicto bélico, de ambos lados de las trincheras. Al terminar la guerra se mostró muy activa promoviendo un día para conmemorar el trabajo de las féminas, particularmente de las madres trabajadoras, reconociendo lo esforzado de ellas, que al tiempo que debían crecer y cuidar de su familia, tenían que trabajar por muy distintas necesidades.

Más tarde, en 1907, su hija, quiso conmemorar a su madre y a su trabajo social el 10 de mayo e inició una campaña para que se reconociera el trabajo de las madres en lo general en la forma de un día de la madre celebrado anualmente.

En 1914, por fin, el Congreso de Estados Unidos aprobó una resolución conjunta, y el presidente Woodrow Wilson firmó, para establecer que el segundo domingo de mayo de cada año, se celebraría el día de la madre.

Parece ser que, como no podía ser de otra manera en los EEUU de aquel entonces, haciendo más hincapié en el papel de la mujer en la familia, que en su papel de trabajadora.

Ann Jarvis hija, posteriormente, se opuso a lo que acabó siendo la comercialización del día de la madre.

¿Qué pensaría hoy en día si levantara la cabeza?

Otra mujer Julia Ward Howe, activista estadounidense por la paz y los derechos de las mujeres trabajó en favor del reconocimiento de un Día de la madre, pero esta vez, de las madres por la paz. Una de sus cruzadas personales la creación de un congreso de mujeres de diferentes nacionalidades por la paz y la proclamación de un día para conmemorar el trabajo de las madres por la paz. Tiene un interesante texto titulado  Proclama del día de las madres:

¡Levántense, mujeres de hoy! ¡Levántense todas las que tienen corazones, sin importar que su bautismo haya sido de agua o lágrimas! Digan con firmeza: ‘No permitiremos que los asuntos sean decididos por agencias irrelevantes. Nuestros maridos no regresarán a nosotras en busca de caricias y aplausos, apestando a matanzas. No se llevarán a nuestros hijos para que desaprendan todo lo que hemos podido enseñarles acerca de la caridad, la compasión y la paciencia’. Nosotras, mujeres de un país, tendremos demasiada compasión hacia aquellas de otro país, como para permitir que nuestros hijos sean entrenados para herir a los suyos. Desde el seno de una tierra devastada, una voz se alza con la nuestra y dice ‘¡Desarma! ¡Desarma!’ La espada del asesinato no es la balanza de la justicia. La sangre no limpia el deshonor, ni la violencia es señal de posesión. En nombre de la maternidad y la humanidad, les pido solemnemente que sea designado un congreso general de mujeres, sin importar nacionalidad, y que se lleve a cabo en algún lugar que resulte conveniente, a la brevedad posible, para promover la alianza de diferentes nacionalidades, el arreglo amistoso de cuestiones internacionales.

Feliz día de la madre

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s