Vacaciones

Llegamos por fin al esperado final del curso. Llega la hora de reponer energías, tan necesarias para seguir en la labor coeducativa, que tanto tiempo y fuerzas demanda.

Os quiero dejar con una reflexión sobre un par de noticias que he leído estos últimos días y que me dan esperanzas y me llenan de ánimo.

En primer lugar, el reportaje de El País Semanal del pasado fin de semana titulado: Confesiones entre ciencia y literatura, que recoge la entrevista entre Rosa Montero y Margarita Salas, mujeres luchadoras y admirables, ejemplos que seguir. Margarita Salas, mujer optimista donde las haya, da “un plazo de 15 años para que la mujer científica alcance la posición que le corresponde de acuerdo a su capacidad y trabajo.” Rosa Montero no es tan optimista, pero desde luego está de acuerdo en que es tan solo una cuestión de tiempo que el mundo empiece a valorar el talento femenino. Y precisamente porque es una cuestión de justicia, que va a ocurrir gracias a todas las mujeres y hombres que nos dedicamos a trabajar para que esto ocurra, por lo que me siento llena de satisfacción.

Además, esta mañana he leído una noticia dedicada a Maryam Bibi, la directora de una ONG de ayuda a la mujer en Pakistán, que recibe amenazas de muerte casi diarias. Por un lado, me entristece confirmar la situación de las mujeres en su lugar de origen, Waziristán del Norte, una de las zonas más atrasadas de Pakistán, una región tribal pastún fronteriza con Afganistán donde aún imperan caducos códigos de honor y un opresivo sistema patriarcal que considera a las mujeres otra propiedad familiar más. Sin embargo, por otro lado, no puedo dejar de alegrarme por el hecho de que, incluso en los lugares más inhóspitos para las mujeres, surgen figuras como las de Maryam Bibi, que dan esperanza a muchas otras mujeres y hombres y que aspiran a construir una sociedad más justa.

Lo que parece imposible también!

Me ha recordado este caso al de Malala, figura que he trabajado con mi alumnado en clase este curso y que estoy segura de que les servirá de inspiración para el futuro.

Con esta reflexión llena de optimismo os dejo para disfrutar de unas merecidas vacaciones.

¡Feliz verano, volvemos en septiembre!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s