Sobre estereotipos y juguetes navideños

Es una buena fecha para volver a reflexionar, como ya hemos hecho antes en este blog, en cómo nos afectan los estereotipos de género en lo que se refiere a los regalos navideños.

A menudo pregunto en clase el tipo de regalos que reciben por estas fechas, y me llama la atención cómo los regalos se van haciendo más homogéneos a medida que crecen. Y si en 1º de la ESO todavía hay alguna pelota o algún juego de mesa, al ir avanzando en edad, todas y todos suelen recibir lo mismo: dinero, colonia, ropa, videojuegos, etc.

Ahora bien, sigue siendo muy distinto el tipo de videojuegos o en qué emplean su dinero según sean chicas o chicos.

La gran diferencia está, desde luego, en primaria, cuando reciben regalos diferentes según su sexo, o según lo que las familias (o las tiendas) piensan que corresponde a su sexo.

Todavía no he tenido la oportunidad de ver los escaparates de juguetes por Navidad, y creo que me voy a encontrar con una estampa como esta, de hace un par de años, que ya publiqué en este blog. Esto es lo que pensaba hace dos años El Corte Inglés que había que regalar a las niñas por Navidades:

Niñas con carritos de la compra, pero eso sí, con su deportivo… aunque sea rosa.

Y esto a los niños…

Niños que tocan instrumentos, que combaten, que conducen…

Parece, de todas formas, que ya se empiezan a ver cambios.

El catálogo de este año de una cadena de juguetes española, ha decido apostar por romper con estos estereotipos, dicen que como respuesta a la demanda social. ¿Estrategia comercial? Puede, pero en cualquier caso, muy recomendable. (Más información aquí: http://verne.elpais.com/verne/2014/12/05/articulo/1417797173_124671.html)

Fuera de nuestro país, hay tiendas de juguetes que empiezan a eliminar lo que se empieza a llamar “apartheid de género” (separar por colores), como en Hamleys, Londres. Esto lo cuenta un artículo muy interesante de The Guardian (en inglés), que además hace un análisis sobre este tema y llega a la conclusión de que no hay evidencias científicas que apoyen las preferencias por colores según el sexo, que dichas preferencias son algo cultural, que han ido cambiando con el tiempo y que las preferencias actuales tienen que ver con factores de ventas y marketing. Desde luego, es para pensarse cómo  el mercado puede condicionar el futuro de nuestros niños y niñas…

Por otro lado, seguro que conocemos casos de  “desafíos de género”, por ejemplo, chicas que le gustan los superhéroes. Pero es curioso ver cómo estamos dispuestos a aceptar estos desafíos de forma parcial. Me refiero a la tendencia a ver con buenos ojos a las chicas que prefieren juguetes típicamente masculinos, y a las reticencias a aceptar a chicos que juegan con juguetes típicamente femeninos.

Como digo, sí que creo que estamos viendo cambios, pero no en ambas direcciones. Parece que las chicas tienen ahora más posibilidades de elegir lo que quieren con la aprobación de las personas adultas en muchos casos, pero recordemos que no sólo se trata de que las chicas jueguen con herramientas o coches, sino de empezar a dar a los chicos, los tan necesarios modelos de crianza desde pequeños.

 

 

 

 

 

 

Esto lo expresa muy bien este artículo, del Huffingston Post (en inglés), que cuenta cómo el año anterior un director creativo estadounidense sacó en un catálogo a su hijo de cinco años pintándose las uñas de los pies de rosa y tuvo numerosas protestas, sobre todo de grupos religiosos y conservadores.

Parece ser que, en general, las niñas y niños prefieren jugar con lo que ven jugar a quienes son de su mismo sexo. Crecen y se desarrollan conformo a lo que esperamos de ellos y ellas, por eso es tan importante eliminar estereotipos, para ofrecer más posibilidades de elegir, de ser libres.

Espero que estas reflexiones nos ayuden estas fechas a escoger con cuidado los regalos que vamos a hacer a nuestras pequeñas criaturas cercanas.Tampoco se trata de pensar que un sólo regalo vaya a definir todo un futuro, pero estaría bien empezar a dar más opciones.

Si no probamos, no lo sabremos. Desde luego, desde pequeños notan las diferencias, como le pasa a Riley, esta divertida niña de que se queja en este vídeo, que seguro que conoceréis, de que las niñas tienen que comprar princesas y los niños superhéroes. ¡Y todas las cajas para niñas son rosa!

¡Que tengáis unas muy felices fiestas y muchos regalos no sexistas!

Anuncios

7 comentarios en “Sobre estereotipos y juguetes navideños

  1. Aún recuerdo cuando era pequeña y quise para Reyes un radio-control y fuimos a la tienda porque yo quería elegirlo personalmente. La cara de la dependienta cuando me preguntó “¿qué es para tú hermanito?” y yo le respondí “No, es para mí”. Lo pero de todo es que te ‘exijan’ el uso o no de ciertos juguetes.

    Desde que era pequeña he salido a la calle en bici o con los patines, he jugado al fútbol, he arruinado la fachada de mi casa a balonazos, me he destrozado los pantalones jugando al baloncesto, y cuando llovía, jugaba con las muñecas. Pero lo que la gente veía era lo que hacía fuera de casa, por lo que me asignaban esos juegos ‘masculinos’ de una mentalidad hipócrita y machista de un ‘avanzado’ siglo XXI. Entonces es cuando ponen en duda tu “feminidad” algo que considero una chorrada.

    Por eso a mi hermana pequeña la estay educando como me da la real gana -así deberíamos hacer todos-, y si quiere destrozarse los pantalones pues que lo haga, y cuando quiera jugar a ser mayor le dejo mis pinturas.

    Nada más que añadir, un gran reportaje Laura desde mi punto de vista. ¡Saludos!

    1. Muchas gracias por tus reflexiones Ángela, a ver cómo me las ingenio yo con mi hijo en este sentido. Tiene solo un añito, pero seguro que pronto me toca lidiar con el tema de primera mano. Os iré contanto. Un abrazo y buenas vacaciones.

  2. Yo tengo niñas y, como estamos reciclando juguetes de los primitos algunas veces, tenemos suerte de que hay de todo, desde muñecas, que les encantan, hasta coches, que les sirven un buen rato. Vamos, que le dan a todo lo que se les pone por delante.
    Yo soy una forofa de los juegos de mesa, así que mis regalos para los sobris (las mías aún son pequeñas y nos limitamos a juegos de bloques y cosas para favorecer motricidad) siempre van relacionados con eso. Juegan todos juntos y no hay distinciones de juegos de niñas o niños. Este verano tuvimos que saltar a la comba mi marido y yo con ellos… Vamos, que lo de juguetes para todos lo tenemos arraigado, pero es verdad que la sociedad aún tiene tendencia a sectorizar las cosas.
    Entiendo que, tal como se ve en los ejemplos que has puesto, la cosa está cambiando aunque tardaremos un tiempo.
    Lo cierto es que al final todo depende de nuestros granitos de arena, así que prediquemos con el ejemplo, que yo creo que, al menos en lo que me rodea, no lo estamos haciendo del todo mal.
    Buen artículo 🙂

    1. !Qué bien poder acceder a todo tipo de juguetes! Mi pequeño ha tenido ya varios coches de regalos navideños… ¡Espero que también le guste la cocinita de las primas cuando sea mayor! Gracias por comentar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s