Archivo de la categoría: Opinión

La guerra no es la solución para la crisis, ni para los hombres, ni para las mujeres

Suscribo por completo el siguiente comunicado de RANA, la RED ANTIMLITARISTA Y NOVIOLENTA DE ANDALUCÍA, integrada por Ecologistas en Acción-Andalucía; Confederación General del Trabajo-Andalucía; Mujeres de Negro (Sevilla); Alternativa Antimilitarista-MOC (Sevilla y Puerto de Sta. María); Madres contra las drogas ANDAD (Pto. Sta. María); RANA-Algeciras; Ahimsa (Málaga)

La guerra no es la solución para la crisis, ni para los hombres, ni para las mujeres

La reciente concesión de la Medalla de Andalucía a la primera mujer española en entrar en la Armada española y primera en estar al frente de un barco de guerra español podría interpretarse como un apoyo a la incorporación de la mujer a roles sociales no tradicionales, pero también puede suscitar una reflexión de más calado y mostrar la actualidad del pensamiento feminista de la gran escritora Virginia Woolf, autora del libro “Tres guineas” y de la frase “Nada cambiarán las mujeres en el mundo público si se dejan sobornar para entrar en el cautiverio”.
Andalucía, 27 de Febrero de 2013.
“Tres guineas” muestra la estrecha relación entre masculinidad, autoritarismo y cultura de guerra. Si las mujeres deben contribuir a acabar con la lacra de la guerra, deben alejarse del logos masculino que siempre la ha hecho posible. La violencia ha sido un juguete y un deporte masculino, la guerra ha sido una profesión masculina y una fuente de realización personal para ellos. La unión de virilidad y violencia ha llevado a millones de hombres a la guerra.
La lucha de las mujeres por valores como la cultura y la libertad, ¿debe llevarlas a la masculina justificación de la violencia y el militarismo? Para Virginia Woolf, la mejor manera en que las mujeres pueden ayudar a evitar la guerra no consiste en participar en ella, sino en permanecer fuera de ella. Ser la primera mujer en capitanear un barco de guerra ¿es contribuir a evitar la guerra?.
Prepararse para hacer lo que siempre han hecho los hombres no es la mejor forma de contribuir al fin de las guerras. La educación de la mujer en libertad debe huir de valores como la competencia, el deseo de superioridad, el amor al poder y al triunfo sobre los demás, la segregación… Valores que son el origen de todas las guerras.
La incorporación de la mujer al mundo del trabajo es un ingrediente fundamental en su autonomía, pero un trabajo no debe ser un soborno para entrar en otro cautiverio.
Decía Virginia Woolf que el militarismo, tan característico del fascismo, no es el mejor ámbito para la autonomía personal. Esta gran escritora y feminista denunció el fascismo y el militarismo implícito en muchas profesiones en las que la entrada de la mujer puede convertirse en una nueva forma de cautiverio.
En consecuencia, por todo lo anterior, no compartimos actividades de reclutamiento de mujeres para la guerra, como las que la Junta de Andalucía financia en ocasiones (Nota 1), ni medidas favorecedoras, también emprendidas por la Junta de Andalucía de la mano del Mº de Defensa, de la incorporación de las mujeres a las FAS (Nota 2). Con esta medalla de Andalucía concedida a una militar no se logrará encubrir la feminización de la pobreza en nuestra Comunidad Autónoma ni tampoco ocultar las devastadoras cifras de desempleo que padecemos: 560.000 mujeres en paro y 540.000 hombres en paro.
Anuncios

¿Publicidad y feminismo?

He visto hace poco este anuncio en una marquesina de autobús. Es una marca de perfumes que ha decidido promocionar un perfume que ha llamado “Manifesto” y muestra a una mujer con las manos pintadas de morado.

2012-11-28 10.06.50

Interpreto que se dirige a mujeres feministas por el nombre y el color de la pintura. ¿Ahora vende el feminismo? ¿Cuál es la intención de este anuncio? ¿Pretenden vender apelando a la conciencia, a la identificación como mujeres “libres”?

Me crea cierto desasosiego, la verdad. ¿Cómo lo interpretáis?

Sofías: relaciones de autoridad en educación

Hace unos días tuve la oportunidad de poder pensar junto a grandes mujeres en Málaga en el XIII Encuentro de Sofías: relaciones de autoridad en educación, titulado MIRAR POR DOS: ATESORAR LA LIBERTAD GANADA PARA HACERLA FRUCTIFICAR EN EL PRESENTE. Ha sido un regalo que ha puesto rumbo en el viaje escolar que este año había emprendido con cierto desconcierto e indecisión.

Tengo que agradecer a las mujeres de Sofías haberme dado medida en estos momentos en los que tan difícil resulta entrar en relación con esta realidad indeseada. Es precisamente ahora cuando más hondo me han calado las palabras de Pilar Tormo, que en su transitar la vida como maestra ha sentido y siente “la libertad de aceptar lo que se nos ofrece” y que no deja que las dificultades ahoguen su deseo, el deseo de hacer que nuestro oficio de maestras haga posible vivir humanamente, sin olvidar que “las condiciones de la vida no son la vida“.

Pilar me ha recordado la felicidad que supone estar colocada en un lugar, en la escuela, en el que continuamente es necesario hacerse preguntas, donde podemos poner en práctica saberes que dan sentido a lo que vivimos y donde el pensamiento está al lado de la vida.

Estar en la escuela con otra mirada es lo que permite disfrutar de esa felicidad, a pesar de los recortes, a pesar de las críticas, de las imposiciones. Carmen Yago dice que “cuando no hay, hay lugar para la posibilidad” y esas posibilidades se abren actuando en relación desde la libertad, una libertad que provoca. que permite estar con grandeza en el mundo.

En el encuentro, además, tuve la oportunidad de escuchar un ejemplo de mediación femenina entre tres mujeres relacionadas con el CEIP Nuestra Señora de Gracia, el centro que acogió en encuentro y que, en palabras de Mercedes Jiménez, maestra del centro, “abarca muchos proyectos, pero sobre todo un compromiso real con el cuidado (o “cuido” como ellas lo llaman) entre mujeres, que sale al exterior y se proyecta en la vida diaria y la organización del centro”.

Este es el compromiso que yo también quiero traer a la escuela, un compromiso con el cuidado, con la escucha “de verdad”, con estar abierta a la otra persona. El problema hoy es, en palabras de Anna Maria Piussi, la desautorización del cuidado, no reconocerlo como indispensable para el mundo. Las mujeres sostenemos el mundo y somos conscientes, entonces “¿por qué el mundo va en otra dirección? ¿qué hacemos para provocar un salto?”.

Esta es una de las cuestiones que guían la manera de estar en el mundo de las Sofías: haciendo política a través de las relaciones que se perciben vivas y en las cuales se invierte, leyendo la realidad a través de la experiencia y entrando también en relación con ella, por muy dura que ahora parezca.

Hoy, cuando las obligaciones escolares se convierten en una pesada losa en vista de la falta de reconocimiento, cuando parece que la llamada a la acción se convierte en el único recurso de protesta, es el momento de leer la realidad que cambia “sin desparramarse”, como dice Dolo Molina, sin que todo entre y sea posible, sino sabiendo donde está el centro, en la relación con mis alumnas y mis alumnos.

Por eso he disfrutado tanto el encuentro de Sofías, porque se me hace necesario, ahora más que nunca, pensar con otras en cómo seguir trayendo la vida a la escuela y en cómo poder distinguir entre la obligación y el deseo en el aula, como dice María-Milagros Rivera, “lo que tengo que explicar, frente a lo que deseo explicar”. A través del diálogo con otras me reafirmo en elegir escuchar mi deseo, sabedora de su fuerza para transmitir y crear un interés en mis chicas y mis chicas y permitir que yo misma pueda aprender en clase.

Gracias Sofías.

24 de mayo: Día Internacional de las Mujeres para La Paz y el Desarme

El pasado viernes se celebró el Día Internacional de las Mujeres para La Paz y el Desarme, un día importante en el que recordar y denunciar el negocio de la guerra y el sufrimiento que le supone a las mujeres.

Este es el comunicado de Mujeres de Negro de Sevilla en torno a este día:

Mujeres de Negro de Sevilla celebramos el 24 de Mayo, Día Internacional de la Mujer por la Paz y el Desarme, con un compromiso dirigido hacia la creación de la paz y la solidaridad de las mujeres contra la violencia patriarcal y militar,  denunciando las relaciones existentes entre los gastos militares y la situación  económica de la ciudadanía, especialmente de las mujeres. La celebración será en Plaza Nueva a Las 20.00 horas.

La guerra y sus violencias son un negocio que no está en crisis, un negocio permitido por gobiernos y avalado por las diferentes bancas, mientras que, a su vez la ciudadanía es víctima de una crisis que la empobrece monetaria, cultural y socialmente y la despoja de su vida más inmediata.

Frente a eso, el poder de la resistencia activa y silenciosa de las Mujeres, desde la más absoluta precariedad y empobrecimiento, continúan cuidando a la infancia y a sus mayores, a la naturaleza más cercana, denuncian las diferentes y numerosas manifestaciones de violencias que se ejercen sobre ellas (violaciones, muertes de seres queridos, humillaciones, Feminicidios, miedos…) y crean redes para fortalecerse y seguir evidenciando que no tienen que defenderse de ningún enemigo, que la defensa de la vida y de las gentes pasa por desarmar los pueblos, eliminar los ejércitos, los gastos que generan y escuchar las necesidades de sus poblaciones que no son otras más que las de vivir la vida.
En este día, como Mujeres de Negro, en todos los lugares donde estamos pedimos la erradicación de los gastos militares y la inversión de los mismos en procesos que generen y sostengan la paz, la cultura y la vida.

¡No en nuestro nombre!

¡Fuera la guerra, los ejércitos y sus violencias de la historia!

 

Sobre la militarización de la sociedad, os dejo además, un interesantísimo texto de Cynthia Cockburn, de Mujeres de Negro de Londres, sobre se denuncian las implicaciones negativas de la OTAN en nuestras vidas. En el texto dice cosas como estas:

La OTAN es el mecanismo por el que Europa está unida a los intereses económicos y estratégicos de los Estados Unidos para retener el dominio mundial del capitalismo occidental, un dominio completo, tal y como lo llaman: control de la tierra, del aire y del espacio exterior.

Algo muy preocupante de la OTAN en este momento es la manera en que es presentada como socio de igual nivel en las Naciones Unidas, casi como si fuera “el ala militar” de la ONU.

La OTAN también está poniendo presión para que la Unión Europea se militarice y para poder compartir el “peso” de las operaciones militares, empezando con temas aparentemente inocentes como “la lucha contra la piratería”.

Las mujeres hablan de la lógica patriarcal que ven en el lenguaje de enemistad que utiliza la OTAN, en la idea de “bloques” políticos y alianzas de “naciones estados”, de los efectos nocivos sobre la vida diaria de las mujeres que tienen las bases, las instalaciones y los complejos de producción de la OTAN en nuestros países.

[Es importante] debatir en profundidad sobre el papel que juegan las relaciones de género en el militarismo, la militarización, la política militar y exterior y los enfrentamientos bélicos, incluyendo la forma en la funciona una institución como la OTAN.

I Encuentro Europeo de la Red de Mujeres de Negro

“Somos mujeres activistas ante la vida
y activas en la vida. Vamos
contagiándonos unas de otras.
Nuestro contagio es un puente de
unión por el que caminamos de una a
otra parte, dejando huellas que
dibujan caminos diferentes, llenos de
pensamientos, simbologías, afectos y
memorias.”

Mujeres de Negro de Sevilla

El pasado mes de abril se celebró en Sevilla el I Encuentro Europeo de la Red de Mujeres de Negro. El objetivo de este encuentro era profundizar y conocer los diferentes grupos europeos que forman parte de la Red Internacional de Mujeres de Negro contra la guerra, una red de mujeres feministas y antimilitaristas contra la guerra.

Las anfitrionas

Así recogían las noticias del Canal Sur la celebración del encuentro.

La Red de Mujeres de Negro se dedica a denunciar las graves consecuencias de los conflictos bélicos, pero también de las políticas militaristas de los gobiernos, desde la mirada de las mujeres.

Hoy en día es vital denunciar la progresiva militarización de la sociedad, especialmente en estos tiempos aciagos de recortes presupuestarios en materia de bienestar social, mientras siguen aumentando vergonzosamente los gastos militares.

Las Mujeres de Negro de Italia recogen en estas palabras el sentir de las mujeres integrantes de esta Red:

“Nosotras protestamos contra el aumento de los gastos militares, la industria bélica, las misiones militares disfrazadas de intervenciones humanitarias, el continuo recurso a las soluciones militares frente a las situaciones de conflicto, la militarización del territorio, las políticas de seguridad, el rechazo a migrantes que intentan llegar a nuestro país y la reducción de la cuestión migratoria a un mero problema de orden público. Denunciamos también la violencia contra las mujeres, reflexionamos sobre el lenguaje, denunciando la peligrosidad de un lenguaje machista y sexista. Buscamos relacoines de convivencia, acogida, participación y solidaridad. Intentamos ser responsables y cuidar este nuestro mundo, mediante la defensa del medio ambiente y de los bienes comunes, con el reclazo a lo nuclear (civil y militar) y el rechazo a la guerra y al liberalismo.”

Para tratar en clase el trabajo de estas y otras muchas mujeres que luchan por la paz y por una sociedad libre de la violencia estructural del patriarcado, os dejo el enlace a los materiales que he elaborado para la clase de inglés con este fin.

Se trata de una unidad didáctica titulada Mujeres y cultura de paz, que fue reconocida con una mención especial en la IV Premios Rosa Regás a materiales coeducativos. El objetivo general del trabajo es hacer visible y revestir de autoridad la experiencia civilizadora de las mujeres reclamándola para toda la humanidad. La experiencia de relación de las mujeres por la paz debe ser tenida en cuenta si queremos superar la confrontación violenta de los conflictos.

La unidad se puede usar en segundo ciclo de la ESO y en Bachillerato. Una de las actividades de la unidad es investigar sobre un grupo de mujeres por la paz y hacer un role-play sobre sus manifestaciones.

Este es el trabajo de uno de los grupos sobre la Red de Mujeres de Negro- Women in Black. Y además os dejo un par de fotos de mi alumnado manifestándose a la manera de otros grupos de mujeres por la paz:

Madres de la Plaza de Mayo
Code Pink

Espero que os sirvan de ayuda. Si usáis los materiales, me encantaría que dieseis vuestra opinión sobre cómo os funcionan, para poder mejorarlos.

Más enlaces en este blog sobre mujeres y paz.

Visión femenina para salir de la crisis

Hoy publica El País un interesantísimo artículo sobre cómo las mujeres son y van a ser fundamentales para el proceso de cambio en las maltrechas economías del viejo continente. Está claro que el mundo, la política, la economía, no puede seguir como hasta ahora.

El ejemplo está en Islandia, que se ha reinventado después de su colapso hace unos años gracias a la visión que ofrecen las mujeres que ahora ocupan la mayoría de los puestos de responsabilidad en lugares como el gobierno o la banca.

No se trata de mujeres “damas de hierro”, mujeres que adoptan el punto de vista masculino, sino mujeres que aportan su propia visión. John Carlin llama a esta visión en el artículo “sostenibilidad”:

“[…] En lo que todos los parlamentarios están de acuerdo es en que la época del capitalismo de enriquecimiento rápido se ha terminado. La palabra clave, hoy, es sostenibilidad, y todos los partidos la repiten en sus declaraciones públicas. Y la sostenibilidad, en opinión de la ministra Jakobsdottir, es un concepto más femenino que masculino. Ella lo explica así: “Mucha gente achacó los excesos de los banqueros que nos causaron tantos problemas a una cultura masculina”. “En 2009, todo el mundo decía: ‘Lo que necesitamos es menos pensamiento de chulería masculina y más mujeres con ideas pragmáticas y estratégicas’. Lo que hemos aprendido desde entonces es que si queremos permanecer alejados de la crisis y construir, todos sabemos que hay que pensar no en el futuro inmediato, sino en los próximos 10 o 20 años. Esa no es la forma de pensar de un Gobierno dominado por hombres; esa es una manera de pensar femenina”.

Prueba de la visión femenina es el relato de Halla Tomasdottir, que pude ver hace un tiempo en el blog de Asun. Tomasdottir es una empresaria islandesa que logró timonear su empresa, Auður Capital, a través del ojo de la tormenta financiera de Islandia aplicando 5 valores tradicionalmente “femeninos” a los servicios financieros. En TEDWomen, habla acerca de estos valores y de la importancia del equilibrio.

Mujeres y paz: una reflexión

La violencia que nos rodea es un tema preocupante. Lo que me anima y me da esperanzas es ver el inmenso trabajo de muchas mujeres que nos enseñan estrategias para enfrentarnos a ella, como el trabajo de la Red de Mujeres de Negro y muchas otras sobre las que ya he publicado algunas entradas.

Creo que es necesario sacar a relucir el trabajo de estas mujeres que son referentes a la hora de enfrentarse a los conflictos sin violencia y por eso me alegra sobremanera que sean tres mujeres las que han recibido el reciente Premio Nobel de la Paz. Enhorabuena a las tres: Ellen Johnson-Sirleaf, Leymah Gbowee y Tawakkul Karman.

El premio nos da una buena oportunidad para hablar de ellas en clase.

Este premio sirve de homenaje a estas tres grandes mujeres, y a la gran cantidad de mujeres que, con o sin Nobel, cada día trabajan por mejorar la convivencia y el clima de violencia a su alrededor.

Parece ser que sólo un 5% de los Premios Nobel han recaído en mujeres hasta ahora, según publica el interesantísimo blog de El País, Mujeres. El Nobel más feminizado es el de la Paz. Según este blog, el motivo de esto puede ser que:

“para optar a él no es imprescindible haber ido a la universidad. Lo que cuenta es haber dado pasos para lograr un mundo mejor, una tarea que para muchas empieza en cómo mejorar la vida de sus familias, de su entorno más próximo. A veces el activismo empieza desde tan abajo.”

Hay otras interpretaciones, por ejemplo desde el punto de vista biológico, como la del profesor de investigación del Instituto Cajal, dependiente del CSIC, Luis Miguel García Segura, que dice que “la mujer puede aportar una relación social menos agresiva en donde los conflictos se resuelvan más racionalmente” y que “quizás un mundo gestionado por mujeres sería un mundo menos violento”. Esta idea se basa en que “la agresividad es en gran medida causada por la acción de la testosterona en el cerebro, y curiosamente, el cerebro masculino disminuye su agresividad transformando la testosterona en estradiol, una hormona femenina. Por supuesto que la agresividad se controla también de manera racional. Pero los impulsos agresivos masculinos se dejan sentir en una sociedad donde prima la competencia entre los individuos”. Esto es un extracto de las declaraciones de este investigador que se recogen en un interesante artículo del número 57 de Meridiam titulado “¿El cerebro tiene sexo? ¿o la ciencia?”.

Pero hay más factores que tener en cuenta, en primer lugar, el plano simbólico, donde        “[…] tres condiciones: la maternidad, lo materno y el sentimiento de ser «presa», contribuyen a que las mujeres desarrollen un pensamiento, y por lo tanto un modo de actuación, que nace de la escucha a otros cuerpos, cercano a la vida, a la experiencia concreta y singular y alejado del pensamiento abstracto”.

Por otro lado, una interpretación cultural, según la cual, “lo específicamente femenino en la cercanía al trabajo por la paz ha de buscarse en el hecho de haber estado alejadas de los lugares de poder: teniendo en cuenta que la violencia siempre es un ejercicio de poder (Fisas, 1998), el hecho de haber permanecido ajenas a los escenarios desde donde éste se ha ejercido, ha permitido a las mujeres salir de la norma de la expresión de violencia”.

El caso es que yo creo que es “posible ver una dimensión común a todas las mujeres, desde las mujeres que activamente luchan por la paz, hasta las que no están implicadas en un trabajo de este tipo, pasando por las mujeres expresamente belicistas. Esta dimensión común, y a pesar de la singularidad de cada mujer, es el sentirnos extrañas al razonamiento de la guerra (Bocchetti, 1996: 82), de su lógica, pero también de su imaginario, pues una mujer no puede pensar nada prescindiendo de su cuerpo.”

Estas últimas citas están sacadas de una reflexión que he escrito sobre las mujeres y la paz que sirve de introducción  la unidad didáctica “Mujeres y cultura de paz” para la clase de inglés en secundaria, premiada en la IV convocatoria de los Premios Rosa Regás. Os invito a leerla si os interesa el tema. Me encantaría saber vuestra opinión al respecto. La podéis ver completa aquí.