Archivo de la etiqueta: escritoras

Elizabeth Gaskell: Norte y sur

Qué placer leer a Elizabeth Gaskell, una de las grandes escritoras inglesas de la época victoriana.

Os recomiendo encarecidamente su novela Norte y sur, que fue publicada por entregas a mediados del siglo XIX, en una revista dirigida por Charles Dickens.

La sinopsis de la edición española, publicada por Alba editorial, reza así:

“A través de la historia de Margaret Hale, una joven del Sur de Inglaterra que por circunstancias familiares se ve obligada a trasladarse al Norte, a la ciudad industrial de Milton -un trasunto apenas disfrazado de Manchester-, Elizabeth Gaskell plasma de forma magistral los conflictos sociales y políticos derivados de la revolución industrial en la Inglaterra de mediados del siglo XIX. Para la heroína, el Sur donde ha nacido simboliza el idilio rural, el triunfo de la armonía social y el decoro; frente a él, el Norte es sucio, rudo y violento. Sin embargo, a medida que va penetrando en ese nuevo mundo y sus distintos estratos -desde Bessy, la joven obrera enferma y su padre, líder sindical, hasta John Thornton, dueño de una fábrica textil, por quien siente una creciente atracción-, tendrá que ir corrigiendo sus prejuicios; y del mismo modo, su condición de mujer subordinada evolucionará hacia una madura aceptación de sí misma y de sus sentimientos.”

Es imprescindible para conocer las consecuencias de la Primera revolución industrial en Inglaterra y la brecha social que abrió en el país. Por otra parte, la situación de las mujeres en la época está perfectamente reflejada y además, puesta en entredicho por esta gran escritora.

Esta acertada crítica os da más información sobre los puntos fundamentales de la historia. Yo también os recomiendo la serie de la BBC basada en este libro que consigue captar el ambiente de la época.

Para terminar con una propuesta didáctica, os dejo algunas citas del libro con las que podéis trabajar en clase de inglés la situación de las mujeres en la época victoriana:

Sobre el estereotipo ‘mujeres frágiles’, ‘ángeles del hogar’:

“‘You! My dear, women do not generally go.’ ‘No: because they can’t control themselves. Women of our class don’t go, because they have no power over their emotions, and yet are ashamed of showing them.” (Sobre el hecho de que las mujeres de clase alta no asistían a funerales).

Margaret Hale es muy consciente de las limitaciones impuestas por ser mujer:

“I wish I were a man, that I could go and force him to express his disapprobation, and tell him honestly that I knew I deserved it.” (hablando desde la impotencia por no poder hablar abiertamente con Mr. Thornton)

“that most difficult problem for women, how much was to be utterly merged in obedience to authority, and how much might be set apart for freedom in working.” (Miss Hale reflexionando sobre las limitaciones de su sexo).

La  narradora, sin embargo, concede a Miss Hale la capacidad de tomar sus propias decisiones, firmeza con su familia política “firmness with which she asserted something of her right to independence of action”.

Si queréis profundizar en clase sobre el tema, os recomiendo estos materiales:

Anuncios

Día de las escritoras

El año pasado, el 17 de octubre se celebró, por primera vez, el Día de las Escritoras. 
La celebración, de carácter anual, se convoca el lunes siguiente a la fecha del 15 de octubre, festividad de Teresa de Jesús. En 2017 la fecha de celebración es hoy,  16 de octubre.
Esta iniciativa “quiere dar visibilidad a las figuras femeninas, a la sabiduría, autoridad y autoría de las mujeres en un acto ‘necesario mientras existe tanta desigualdad’, según  Laura Freixas, la presidenta de la Asociación de Clásicas y Modernas, entidad que ha llevado a cabo esta iniciativa junto con la Biblioteca Nacional y la Federación de Directivas y Empresarias.
Por este motivo queremos animaros hoy a llevar a vuestras clases la celebración de alguna de vuestras escritoras favoritas (yo tengo muchas), o la organización de algún evento a nivel de centro.
Aquí os dejo una idea para la celebración del Día de las escritoras en el IES Alfaguara, de Yunquera. Mi querida amiga Ana Belén Cañamero y otras compañeras eligieron destacar la vida y obra de Juana de Ibarbourou, Alfonsina Storni y Emilia Pardo Bazán.
 Trabajaron en dos sesiones de tutoría aspectos de su vida y algunos de sus textos, y posteriormente, el día 17, se realizó una lectura pública de algunas fragmentos en la biblioteca.
 En los enlaces a continuación podéis acceder a las hojas de trabajos que elaboraron sobre cada escritora para trabajar en los diferentes niveles de la ESO:

Materiales transversales: Lengua castellana y Literatura

Seguimos la recopilación de materiales coeducativos transversales, esta vez con la asignatura de Lengua castellana y Literatura.

En primer lugar encontraréis recursos útiles para el profesorado, para reflexionar y saber más sobre el tema. Después, os ofrecemos materiales para trabajar en clase y, por último, recomendaciones de lecturas juveniles para clase o para la biblioteca.

Materiales para el profesorado

Empezamos por tratar el tema de las mujeres acalladas en la historia de la literatura con un interesante artículo sobre escritoras silenciadas en la clase de Lengua y Literatura.

En este artículo se pone de relieve la escasa presencia de escritoras en los libros de textos de la ESO y las consecuencias que esto tiene:

“la presencia de las mujeres en los manuales escolares: solo aparecen en un 7,5% de las ocasiones. […] Estas cifras ponen en evidencia la práctica exclusión de las mujeres del mundo cultural y científico que se ofrece en la ESO, y en consecuencia, constatan el relato de una historia distorsionada. […] Además, esta exclusión, deja a las jóvenes sin modelos donde reconocerse, origina el desconocimiento de la tradición cultural femenina, lo que conduce a que ellas no formen parte ni de la memoria cultural ni del orden social que entendemos como nuestro. Esta desautorización es la que alimenta su falta de reconocimiento social. En este proceso, la educación tiene una responsabilidad fundamental.”

Muy interesante es también este otro artículo sobre la escasa presencia femenina en galardones literarios.

Además, para saber más sobre cómo incluir a más escritoras en nuestro currículum, podemos acudir a organizaciones como Clásicas y Modernas, asociación para la igualdad de género en la cultura, o también consultar BIESES – Bibliografía de escritoras españolas, o manuales como este: Escritoras y pensadoras europeas.

Por último, unas reflexiones en torno al uso de la lengua española con mirada de género, y la publicación Cuida tu lenguaje, lo dice todo, que nos invita  a pensar sobre una cuestión transcendental: lo que no se nombra no existe.

Propuestas de materiales para clase

  • Mujer, literatura y sociedad, un interesante trabajo con fichas didácticas para hacer en clase.
  • Ejemplos del trabajo de algunas profesoras de Lengua y Literatura para recuperar textos de escritoras en clase, para 3º y 4º de la ESO.
  • Fichas de trabajo en Cuadernos para la coeducación 7 (a vuestra disposición en la Biblioteca del centro)
  • Fichas del libro Educar en igualdad sobre Mujer y Lenguaje y Mujer. (a vuestra disposición en la Biblioteca del centro)
  • Materiales sobre lenguaje y sexismo
  •  Ficha didáctica: Mujer y diccionario
  • Ficha didáctica: Una mujer en la RAE

Lecturas coeducativas

Como siempre, espero que estos materiales os sean de ayuda. Si buscáis algo especial, no dudéis en consultar. Recordad que en este blog también podéis encontrar otros materiales si pincháis en etiquetas relacionadas o en categorías como Escritoras o Libros.

Aniversario de Jane Austen

“Tres o cuatro familias en un pequeño pueblo es justo aquello con lo que hay que trabajar.”
Jane Austen

Hoy se cumplen 237 años del nacimiento de una de mis autoras favoritas, Jane Austen.

Jane Austen, retratada por su hermana Cassandra

Jane Austen es una escritora de los pequeños detalles, pequeños detalles que dan colorido a la historia pero que los historiadores tienen gran dificultad en recuperar.

Así, al menos, habla de ella James Edward Austen-Leigh, sobrino de la escritora que recopiló sus recuerdos de su tía en la que fue la primera biografía de la autora, que se publicó en 1870.

Recuerdos de Jane Austen es el título de este libro, que en español está publicado por Alba Editorial, que os recomiendo leer para  adentrarse un poco en el mundo de esta gran escritora y acercarse a su personalidad, más allá de lo que ya podemos intuir de ella al leer sus libros.

Jane Austen era una mujer muy cultivada. Una de sus cartas a su íntima amiga Miss Lloyd demuestra que hasta sus conversaciones íntimas abordaban temas intelectuales, sin olvidar su ironía característica:
“No sabes cuánto me angustia tu petición de libros. No se me ocurre ninguno que llevar, y tampoco creo que los necesitemos. Voy a verte para hablar, no para leer y que me leas en voz alta, eso puedo hacerlo en casa; y te aseguro que estoy haciendo gran acopio de información para soltártela en mi parte de la conversación. Estoy leyendo la Historia de Inglaterra de Henry, y te la recitaré como prefieras […] Con estos planes por mi parte, si tú recitas la gramática francesa, y señora Stent proclama de vez en cuando la excelencia de gallos y gallinas, ¿qué más podemos necesitar?”

Su sobrino, sin embargo, remarca en su biografía (de donde están extraídas todas las citas) que “no era lo que sabía sino lo que era lo que la diferenciaba de las demás personas”. Sus sobrinos le tenían mucho cariño, como se demuestran en los siguientes testimonios. Una de sus sobrinas la describía así:
“Cuando era pequeña siempre estaba sentándome encima de la tía Jane y siguiéndola donde podía […] Lo que más fascinaba a los niños era lo cariñosa que era. Parecía quererte y tú la querías por ello. […] Podía conseguir que cualquier cosa fuera divertida para un niño.[…] Los cuentos eran inventados sobre la marcha, estoy segura, y se prolongaban dos o tres días si la ocasión era propicia.”
Otra sobrina decía de ella: “recuerdo de qué modo tan extraño la echaba de menos. ¡Me había acostumbrado hasta tal punto a guardar cosas en mi pensamiento para contárselas luego!”. Una relación envidiable, desde luego.

El don para entretener a los niños parece que también se hacía extensible con los adultos. Era una persona divertida y risueña, muy aguda para captar lo ridículo que tienen las situaciones cotidianas de la vida, pero con tacto y consideración, sin ridiculizar a nadie. Le gustaba saber de la vida de las personas de su alrededor, por las que se interesaba genuinamente. Este interés, sin duda, parece ser la base del retrato tan detallado de la personalidad de sus personajes.

Su producción literaria fue corta, seis libros escritos entre 1789 y 1816. En los últimos cuatro años, de 1811 a 1816, cuando vivía en la última de sus residencias, en Chatwon, escribió tres de sus novelas Mansfield Park, Emma y Persuasión.

Es asombroso un periodo tan prolífico en unas condiciones nada favorables:
“Es sorprendente que fuera capaz de hacerlo, pues no tenía ningún estudio donde retirarse, y debió de escribir casi todo en el salón familiar, sometida a toda clase de interrupciones casuales. Tenía mucho cuidado de que, ni criados, ni visitantes, ni personas fuera del círculo familiar sospecharan cuál era su ocupación. Escribía en hojas muy pequeñas que podía guardar fácilmente , o esconder, bajo un papel secante. Había, entre la entrada principal y la zona de servicio, una puerta de vaivén que chirriaba al abrirse; pero ella no quería que arreglaran esa pequeña incomodidad, porque la avisaba cuando alguien venía”.

Habitación de Jane Austen en su casa de Chawton

Desde luego, Jane Austen carecía de ese “cuarto propio” del que hablaría más tarde Virginia Woolf, que le permitiera estar libres de interrupciones, que le ayudara a concentrarse. Nunca podremos adivinar las consecuencias, pero, parece ser que ella no lo vivía como una privación, pues cuenta su sobrino que jamás advirtió un gesto de impaciencia o irritabilidad de su tía cuando la interrumpían en alguna de sus visitas a Chatwon.

Jane Austen no recibió demasiada fama o notoriedad en sus días, aunque sus libros sí tenían buenas críticas. Sus novelas se fueron publicando una tras otra desde 1811. Cuando murió, en 1817, los beneficios de las cuatro novelas publicadas (dos, La abadía de Northanger y Persuasión, fueron póstumas) no llegaban a las setecientas libras, una cantidad modesta para la época.

Tampoco tuvo demasiado tiempo para conseguir su merecida fama en vida, pues falleció poco tiempo después de que empezaran a publicarse sus novelas. Ya a finales del siglo XIX, en el momento en que su sobrino escribió su biografía, se había difundido la calidad de sus novelas, pero todavía no era una autora muy conocida. De hecho, James Edward Austen-leigh relata cómo el mismo sacristán de la catedral de Winchester, donde está enterrada, se seguía preguntando “qué tenía esa dama de especial”, pues recibía muchas visitas de admiradores de su obra.

Jane Austen no escribía para ser famosa. La vida de Jane Austen es un ejemplo de vida reposada, poco variada, pero feliz, apacible y mesurada. Su sobrino la recuerda diciendo que “en ella no había nada excéntrico no anguloso; ninguna rudeza en su carácter; ninguna singularidad en sus maneras; ninguna sensibilidad malsana ni desmesura en sus sentimientos – característica con frecuencia unida a los grandes talentos. El suyo era un intelecto equilibrado sobre los cimientos del sentido común, endulzado por un corazón tierno y regido por unos fuertes principios; así que lo único que la distinguía de otras muchas mujeres amables y sensatas era ese genio peculiar que brilla luminoso en sus novelas.”

Una mujer de gran talento. Yo veo sus fuertes principios en esa fortaleza de carácter de sus personajes, su corazón tierno en la presencia siempre de segundas oportunidades para quienes protagonizan sus historias, su genio e intelecto en los maravillosos e ingeniosos diálogos de sus novelas.

Os la recomiendo.

Natalia Ginzburg y el arte de escribir en femenino

Estoy enfrascada en la lectura de un libro de ensayos de Natalia Ginzburg, que me descubrió mi querida amiga María a través de la pequeña joya Las pequeñas virtudes.

En Las pequeñas virtudes reflexiona sobre la vida en general y sobre su oficio de escritora en particular, un oficio que admiro y que me da tanta felicidad.

“Mi oficio es escribir, y lo sé muy bien y desde hace mucho tiempo”, con esta frase redonda comienza Natalia Ginzburg el ensayo que dedica a la tarea o arte de escribir. Ahora bien, cuidado, nos advierte: no es que uno pueda esperar consolarse de su tristeza escribiendo. Uno no puede abrigar la ilusión de que el propio oficio lo acaricie y lo acune.

A mí sí me acaricia y acuna, y me hace preguntarme la forma diferente en que una mujer y un hombre se acercan a este oficio.

Ella, desde luego, tiene una manera muy especial de escribir sin olvidar su vida, impregnándose de sus experiencias vitales, por ejemplo de ser madre: “Había tenido a mis niños y me parecía que sabía muchas cosas sobre la salsa de tomates. Aunque no las pusiera en un cuento, de un modo misterioso y remoto hasta esto servía para mi oficio.”

Precisamente es través de su hijo como reflexiona sobre el tema que da título al libro:

En lo que respecta a la educación de los hijos, creo que no hay que enseñarles las pequeñas virtudes sino las grandes. No el ahorro, sino la generosidad y la indiferencia hacia el dinero; no la prudencia sino el coraje y el desprecio por el peligro; no la astucia sino la franqueza. Deberíamos darle a los niños pequeñas sumas de dinero sin importancia, estimularlos a gastarlas de inmediato y como más les guste. Ellos comprarán alguna chuchería que olvidarán enseguida, como olvidarán enseguida el dinero gastado. Así asociarán el dinero a algo efímero y estúpido. Hay que ser cautos al prometer premios y castigos porque la vida rara vez tendrá premios y castigos. Que sepan desde la infancia que el bien no recibe recompensa y el mal no recibe castigo, y que, sin embargo, es preciso amar el bien y odiar el mal, y no es posible dar una explicación lógica a esto.

Por supuesto, una reflexión muy válida para el oficio de maestra.

Aquí podéis leer el capítulo al que me refiero completo. Y algo más sobre este pequeña joya.

Os la recomiendo.

Gloria Fuertes

Interesantísimo y conmovedor el programa dedicado a mi admirada Gloria Fuertes, titulado La poesía invisible de Gloria Fuertes, en La mitad invisible.

Os recomiendo verlo. Pinchad aquí.

Y un poema para recordarla.

SOLO SOY UNA MUJER

Sólo soy una mujer y ya es bastante,
con tener una chiva, una tartana
un “bendito sea Dios” por la mañana
y un mico en el pescante.
Yo quisiera haber sido delineante,
o delirante Safo sensitiva
y heme,
aquí,
que soy una perdida
entre tanto mangante.
Lo digo para todo el que me lea,
quise ser capitán, sin arma alguna,
depositar mis versos en la luna
y un astronauta me pisó la idea.
De PAZ por esos mundos quise ser traficante
-me detuvieron por la carretera-
soy sólo una mujer, de cuerda entera,
soy sólo una mujer, y ya es bastante.

Virginia Woolf

Ya hablé hace tiempo de uno de mis libros preferidos de Virginia Woolf, Orlando. Hoy quería volver a hablar de ella, de una escritora que no me deja de admirar y sorprender.

¡ Qué difícil utilizar las palabras justas para describir las sensaciones que consigue despertar la escritura de Virginia Woolf!

Aunque ella misma ofrece una explicación: que las palabras dicen la verdad, pero no tienen dueño, que por muchos esfuerzos que el/la escritora haga, las palabras tienen su propia forma de actuar, “no existe nada más desenfrenado, libre, irresponsable y difícil de enseñar. Por supuesto, se pueden atrapar, ordenar y poner en orden alfabético dentro de un diccionario. No obstante, las palabras no viven en los diccionarios, viven en la mente. Si queréis una prueba de ello, considerad con qué frecuencia, en los momentos emotivos, que es cuando necesitamos más palabras, no hallamos ninguna.”

Esto lo dice en un escrito titulado “Craftsmanship”, incluido en el libro The Death of the Moth and Other Essays (1942) . La única grabación que se conserva de Virginia Woolf es precisamente un extracto de este artículo. Escuchad su fantástica dicción:

Aquí tenéis la trascripción (en inglés).

Este libro se ha traducido y publicado recientemente con el título La muerte de la polilla y otros escritos en la editorial Capitán Swing. Os lo recomiendo fervientemente.

Además de este ensayo, contiene otros muchos escritos reveladores como “La marea de Oxford Street”, un relato lleno de ironía sobre los “atractivos” del consumo en una calle comercial, “Pensamientos de paz durante un ataque aéreo”, donde reivindica posturas pacifistas y la tesis de Tres Guineas de que las mujeres deben crear un mundo en el que la guerra no tenga lugar, o “Recuerdos de un gremio cooperativo de mujeres trabajadoras”, donde recuerda los inicios del movimiento sufragista.

En fin, una joya, que además está presentada por Gloria Fortún, a la que admiro y sigo en su blog La letra escarlata.

Animaos a leerla.

Una por una: Kate Chopin

Kate Chopin es una extraordinaria escritora del sur de los Estados Unidos que vivió durante la segunda mitad el siglo XIX. Es conocida por sus relatos breves, en los que las abnegadas esposas del sur, que suelen protagonizar estos relatos, viven momentos de rebeldía o afirmación. Sus relatos están llenos de ironía y matices.

Uno de sus cuentos más conocidos es Relato de una hora, donde narra el despertar de una mujer a sus más íntimas emociones, tras años de vida marital, en apariencia dichosa. Este mismo tema lo desarrolló en su novela El despertar, que en su época causó un gran revuelo y fue tachada de indecente.

Os recomiendo también una de sus historias cortas, Emancipation: a life fable (Emancipación: Una Fábula de Vida), un delicioso cuento protagonizado por un pájaro que mira a su alrededor, y se da cuenta de que, a pesar de que tiene sus necesidades cubiertas, está rodeado por los barrotes de una jaula. Un día ve la puerta de la jaula abierta, y siente el hechizo de lo desconocido, una nueva vida que se abre. Podéis leerlo y escucharlo aquí (en inglés).

Para saber más sobre su producción y leer sus relatos: The Kate Chopin International Society (en inglés)

Escuela de escritoras de Autoras en Red

Autoras en red es una librería de mujeres en Internet. NOs ha llegado su interesante propuesta de talleres de escritura. Aquí tenéis la información.

” Desde la red hacia el mundo en general y nosotras en particular, comunicamos y celebramos el nacimiento de ESCUELA DE ESCRITORAS, un proyecto de la plataforma Autoras en Red.

Con dos cursos para abrir un nuevo camino de trabajo, investigación y disfrute: La Escuela de Autoras en Red. Además de difundir lectura, autoras en red quiere ahora provocar y fomentar escritura, porque, ¿quién no quiere escribir su propia historia?

Sin exigencias ni autoexigencias, desde la diversión y el interés de aprender y compartir saber como único motor, proponemos un plan de fuga para salir de la identidad sitiada y sobre todo para inventarnos a nosotras mismas, con nuestras propias palabras e imágenes, con el consiguiente resultado: empoderamiento vírico por escritura. La escritura es un arma cargada de estímulos, divinas palabras y juegos.
Atrévete a escribir y encontrarás un hogar, un filón y un placer.”

Pues eso. A atreverse.

Una por Una: Vernon Lee

Terribles e injustas fiestas para dos mujeres, que en menos de doce horas han resultado muertas a manos de sus parejas.

Traemos por ellas a Vernon Lee, escritora británica del siglo XIX.

vernon_lee

“Una de las verdades que llegan con la edad madura (si es que llega) es el reconocimiento gradual de que en el amistoso trato humano lo esencial -lo único necesario- no es lo que la gente dice, sino lo que piensa y siente”.

En 1880, la joven Violet Paget (1856-1935) escribió, con 24 años, unos estudios sobre el XVIII italiano que no se atrevió a firmar con su nombre pues en la época resultaba inconcebible la figura de una mujer-erudita, razón por la que optó por el seudónimo de Vernon Lee, con el que fue conocida y admirada. Cultivó numerosos géneros literarios: el ensayo, cuyos modelos estéticos fueron Ruskin y Pater, la biografía novelada (Metastasio), el libro de viaje, la novela, el relato, el teatro… hasta un total de 30 libros. Una muestra de su genio literario se recoge en el libro La voz Maligna.

Otro delicioso cuento suyo, Lady Tal, se recoge en una muy recomendable antología de cuentos titulada Cuando se abrió la puerta que incluye cuentos protagonizados y escritos por mujeres y hombres anglosajones en el siglo XIX que denuncian la situación de sumisión de las mujeres y que recogen el nacimiento de una “nueva mujer”, una nueva mujer que todavía hoy se está abriendo puertas.