Talleres de Otrasnosotras

Hoy quiero recomendaros los talleres de Otrasnosotras, proyecto creado por Patricia Torres Cañada y Encina Villanueva Lorenzana.

OTRASNOSOTRAS es, como se puede leer en su web,  “nuestra apuesta política por mostrar y poner en relación la vida y la obra de mujeres creativas y creadoras. Pensamos que para las mujeres artistas el arte es una necesidad vital, un modo de expresar su vida, su deseo, compartir su mirada, llevarla al mundo. Acercarnos a su creación nos resuena a nosotras mismas, a nuestra manera de ver el mundo y expresarlo. Y entendemos su obra inserta en una genealogía propia en la que se alimentan, reconocen y acompañan. Esta estrategia de lo colectivo es la que retomamos creando OTRASNOSOTRAS, un espacio para generar pensamiento y facilitar conexiones entre experiencias que vinculen arte, mujeres y feminismo”.

Una contundente declaración de principios, que lleva al terreno personal lo político y lo artístico.

El último taller suyo que he tenido la oportunidad de disfrutar se titula “Artistas españolas de las vanguardias”. En este taller analizamos obras de María Blanchard, Maruja Mallo, Delhy Tejero, Remedios Varo, Marga Gil Röesset y Ángeles Santos. Un goce para los sentidos y la mente.

Es un auténtico placer poder descubrir, profundizar y disfrutar de obras de grandes artistas que suelen ser ignoradas por el canon tradicional.

Patricia y Encina hicieron un gran trabajo llevándonos a la época en que vivieron estas mujeres y tejiendo una red de relación entre ellas que pone de manifiesto la importancia de las relaciones de autoridad y reconocimiento entre mujeres. Además, el relato de Otras Nosotras está muy alejado la presentación tradicional de mujeres artistas como “la esposa o la amante de”, lo que te permite descubrir su singularidad, sin apartarlas del contexto en el que desarrollaron su producción artística.

Seguro que vais a disfrutar en cualquiera de sus talleres. Aquí están los próximos.

Anuncios

Movilización del IES Pablo Picasso contra la violencia de género

El pasado mes de mayo salimos por las calles de Málaga con  un grupo de chicas y chicos de 3º ESO a denunciar la violencia de género con una movilización, de negro y en silencio, con frases típicas del ciclo de violencia en una pareja.

Esta movilización ha sido diseñada por el alumnado como acción final que culmina el taller “Actúa con cuidados. Transforma la realidad”, con la colaboración de la ONG Intered, con quienes trabajamos en nuestro centro desde hace varios años.

Es un taller muy interesante que ha facilitado Teresa Pineda, responsable de la campaña en Andalucía, que consta de aproximadamente diez sesiones.

Así ha sido este taller en esta ocasión, por si os interesa hacer algo similar.

La primera sesión se dedicó a trabajar la coordinación de grupo con el ‘juego de la pelota imaginaria’. Por otra parte para favorecer el autoconocimiento y el conocimiento de las cualidades del grupo se practicó la dinámica “¿Cómo somos?”. Consiste en pensar en tres cualidades positivas y escribirlas en un post-it. Después, se hace recuento en pizarra, pegando los post-its en orden. En el centro va lo más importante para el grupo, y en la periferia las menos importantes. Es muy efectivo para reflexionar sobre las cualidades a las que damos más importancia.

Como tarea, Teresa pidió al alumnado observar en casa como funcionan las tareas domésticas y prestar también atención a las tareas de comunicación en diferentes ámbitos.

La segunda sesión estuvo dedicada a reflexionar sobre los cuidados.
En primer lugar se generó un diálogo para compartir situaciones especiales de cuidado y cómo las han vivido. Se les invitó además a expresar lo que aprendieron y cómo se sintieron.

Salieron reflexiones muy interesantes sobre momentos claves para ellos/as en los que tuvieron, por ejemplo, que ayudar a su madre cuando estaba embarazada, ayudar a su madre que se rompió un brazo,  ‎visitar a una hermana hospital y hacerla reír, pasar tiempo con un primo con parálisis cerebral, ‎cuidar a un abuelo abuelo enfermo (“no me gustaba verlo sufrir pero lo hacía”), ‎ayudar a amistades ante un conflicto con otra persona, enfrentarse a una operación de una abuela (“me hizo más fuerte tener que ver el sufrimiento”), una rotura de tobillo, pierna y clavícula, que sirvió para unir a la familia, “porque me visitaban todos los días”.
Pudimos comprobar así que se viven situaciones especiales desde muy jóvenes y es muy importante reflexionar cómo los cuidados (o su falta) nos marcan la vida.

La segunda dinámica sobre el tema consistió en reflexionar sobre imágenes relacionadas con los cuidados.
Cada quien escogió una y justificaron su elección. Algunos ejemplos que salieron fueron una imagen de mujer cargada y un hombre libre de carga, un chico la coge “porque representa la injusticia”. Un foto de un ‎abrazo de un hijo y un padre anciano, le llama la atención a un chico que piensa que “muchos hijos se desentienden de sus padres”.
Otro chico escogió una foto que muestra relación padre-hijo, porque “echo de menos esa relación”. Un abrazo de pareja representa para una chica “la reconciliación”, para otra un niño jugando con madre, representa “los cuidados de los padres (sic)”. Un padre con su bebé les sugiere “cómo se vuelca mi familia conmigo”.

La tercera sesión estuvo dedicada a hacer un simulacro de experimento social sobre la división de roles.
Con los ojos cerrados les ponen pegatinas de dos colores. Una de las pegatinas tiene una marca (una cruz). Durante un minuto tienen que cumplir una norma en absoluto silencio: formar grupos. La reflexión posterior gira en torno a preguntas tipo, ¿como lo habéis conseguido? ¿cómo os habéis sentido? ¿qué relación tiene esto con la sociedad?

Este experimento ayuda a ilustrar la división de grupos chico-chica (pero también por etnia, clase, etc.), que es fácil de relacionar con la división en colores  y que ya se marcan desde la infancia. Además, es en un buen ejemplo para revisar cómo se distribuye el poder y la necesidad que mostramos los humanos para clasificar a la gente. Por otro lado, el elemento singular, la cruz, sirve para analizar la existencia de la doble discriminación.

A partir de este juego se profundizó sobre los roles de género y se analizaron las diferencias entre hombres y mujeres, partiendo de la premisa de tener que explicárselas a un marciano, lo que da pie a centrarse en varios aspectos, incluyendo el aspecto exterior.

Así quedó la pizarra tras el debate

A la hora de analizar el aspecto y la vestimenta salieron reflexiones interesantes , como el hecho de que también es una marginación para los chicos no poder acceder a la vestimenta femenina, o cómo estas diferencias en el aspecto y la vestimenta marcan también diferencias de poder: mujeres sexualizadas, hombres con estatus.

En la cuarta sesión se desarrolló una dinámica Marta Pascual, para pensar en cuál es el centro de la vida, una propuesta muy interesante desde el ecofeminismo.
En grupos tenían que agrupar las actividades de la sociedad según los siguientes criterios.
Grupo uno: ordenar actividades según sean mejor para el cuidado de la vida a peor para el cuidado de la vida.
Grupo dos: según sean mejor o peor para la economía
Grupo tres: según sean mejor o peor para la naturaleza.

Los chicos y chicas sacaron a relucir como conclusión que la vida y el medio ambiente están relacionados, pero que no ocurre lo mismo con la economía: “las empresas solo piensan en el dinero, no en la vida”, comentaba una alumna.

En el grupo 1 debatieron sobre la importancia del medio ambiente, que puede ayudar a resolver conflictos, en primer lugar, porque puede evitar guerras, por ejemplo.
En el grupo 2 salieron dudas sobre cómo la televisión y las comunicaciones (móviles) ayudaban a cuidar de la vida- También descubrieron la importancia de los movimientos sociales para cuidar la libertad de expresión.
El grupo 3, de economía, tuvo dudas al principio si ordenaban sus actividades según el valor de las cosas (su importancia para la vida) o el volumen de negocio que producen y si rentabilidad económica (coches de lujo vs teléfonos móviles).

También se puso de relieve el hecho de que las mujeres suelen hacer lo indispensable para la vida, pero suelen aparecer al final en la lista en las actividades económicas.

Con esta dinámica hicieron un análisis de la sociedad, después de haber hecho un análisis personal en sesiones anteriores

En la quinta sesión eligieron un tema para trabajar y sobre el que basarse para desarrollar una movilización social de concienciación.
Para ello también vieron ejemplos de vídeos con acciones reivindicativas. Eligieron hacer una movilización contra la violencia contra las mujeres.

A partir de la sexta sesión y durante las siguientes tres sesiones tuvieron tiempo de debatir qué tipo de movilización iban a hacer y reflexionar sobre este tema concreto.

Estos son algunos recursos interesantes que se utilizaron para la preparación:

Durante estas sesiones debatieron y escribieron frases típicas de una relación violenta. Con ellas construirían esa escalera de violencia en la que se ven inmersas muchas mujeres hoy día y saldrían a la calle para denunciar este problema.

Este es el resultado:

Una gran experiencia que seguro que repetirán.

Nuevas masculinidades

Es una evidencia que varones y mujeres somos diferentes desde el punto de vista de la biología (sexo) y que mostramos otras diferencias que tienen que ver con influencias sociales y culturales (género).

Puesto que los códigos sociales se transforman, el concepto de femineidad y masculinidad también cambia con el tiempo. El movimiento feminista ha permitido revisar estos conceptos y hoy en día nuestras alumnas pueden elegir entre muchas formas diferentes de ser mujer. Lo que parece cambiar más lento es el concepto de masculinidad. Es importante revisarlo en clase y dar a conocer a nuestros alumnos varones ejemplos diferentes de “ser varón”.

Sobre el tema de la masculinidad, escribí hace tiempo este post con información para trabajarlo en clase.

Para debatir sobre el tema con nuestro alumnado, os recomiendo ver en clase la charla TED del actor Justin Baldoni, titulada Why I’m done trying to be man enough. El título es suficientemente explicativo del contenido de esta interesante y emotiva charla.

Para el debate, he elaborado estas preguntas de reflexión:

Justin Baldoni_ Why I_m done trying to be man enough – WORKSHEET

No quiero terminar una entrada sobre masculinidad sin compartir una de las inquietudes que me ronda desde que tengo un hijo varón. Y es que me pregunto hasta qué punto las diferencias biológicas también condicionan en cierta medida nuestro comportamiento. El curioso caso de David Reimer, desde luego da mucho que pensar.

David Reimer fue un canadiense que nació como hombre, pero fue sexualmente reasignado y convertido en mujer, después de que su pene fuera accidentalmente destruido durante su circuncisión. El psicólogo John Money supervisó su caso, considerando que la reasignación de Reimer fue exitosa, y que eso probaba que la identidad de género se aprendía. Sin embargo, el sexólogo Milton Diamond constató que Reimer nunca se identificó con una mujer, y que empezó a vivir como un hombre a la edad de 15 años. Reimer acabó haciendo público su caso para así evitar prácticas similares en el futuro, y después de sufrir una fuerte depresión, problemas económicos y el final de su matrimonio, acabó suicidándose en 2004. (Wikipedia)

Germaine Greer, autora de La mujer eunuco (The Female Eunuch, 1970), defendía en este libro que  los roles sexuales no dependen de diferencias biológicas sino que son constructos sociales sobre los que se basa el patriarcado. Sin embargo, no cree que la liberación venga a través de la liberación (supresión) de la “femineidad”, de la creación de un supuesto sujeto neutro. De hecho en su libro posterior La mujer completa (The Whole Woman, 1999),  afirma que hay una cantidad considerable de evidencias de que incluso en los casos en los que niños y niñas reciban una crianza “libre de estereotipos de género” (como están experimentando en este caso en Suecia), los niños/as inventarán el género por sí solos (p. 417).

Seguiré pensando sobre el tema. ¿Alguna idea?

Taller “Ni un beso a la fuerza”. Más conceptos fundamentales

El pasado mes de diciembre, nuestro alumnado de 1ºBachillerato tuvo la oportunidad de disfrutar de un interesantísimo taller de Sui Generis-Psicología Género Sexualidad, titulado “Ni un beso a la fuerza”.

Ángela París, la facilitadora, animó a los chicos y chicas a opinar sobre conceptos como feminismo, machismo, feminazi o roles de género y destacó la importancia de buscar algo que aplicar a nuestra propia vida después del debate.

Se nota que llevamos trabajando mucho tiempo sobre el tema en el centro, pues nuestro alumnado fue capaz de sacar definiciones muy precisas sobre estos términos.

Definieron, por ejemplo, el feminismo como un movimiento social por la igualdad entre hombres y mujeres. No tenían tan claro, sin embargo, sus orígenes, que se remontan a la revolución francesa.

Sobre el machismo, lo calificaron como el conjunto de creencias, acciones y emociones que creen que el hombre es superior. Sobre este tema también salió a relucir el término “hembrismo”, que sería lo contrario del machismo, aunque, como comentó Ángela, este término no es una realidad a nivel práctico, pues ¿acaso hay alguien que defiende la superioridad de la mujer en la sociedad?

Un poco más de duda causó el término “feminazi“, aplicado actualmente de forma peyorativa a mujeres que defienden la igualdad para despreciarlas. Este término fue acuñado por un periodista americano de los noventa y aludía a las mujeres que defendían el movimiento proabortista.

El último de los conceptos que se debatió fue “roles de género”, los diferentes papeles que hombres y mujeres tienen asignado según su sexo. Los roles masculinos están mejor considerados por la sociedad, y esto es motivo de discriminación en diferentes áreas. Por ejemplo, la discriminación salarial, como demuestra una  investigación que hicieron hace unos años en la universidad de Standford.

En una prueba de doble ciego, 127 sujetos recibieron varios currículums iguales en los que sólo variaba el género del nombre del solicitante (Jane o John). Tanto hombres como mujeres recompensaron en mayor grado a los candidatos varones. A iguales méritos, ellos recibían una percepción mayor en su “competencia, empleabilidad y en la disposición de los contratantes a ayudar al candidato”. De media, los participantes ofrecieron un salario inicial de 26.500 dólares al año para las mujeres. A los hombres, 30.200.

Ante esta reflexión, Ángela nos contó el comentario de un chico de 3º de la ESO de otro centro: “pues mejor para mí”.  Para conseguir igualdad, es fundamental que los varones trabajen para desprenderse de este y otros privilegios. O al menos ser conscientes de que son privilegiados en ciertas situaciones, por ejemplo al poder salir a la calle sin miedo solos y por la noche. Es difícil, pero necesario.

Hombres y mujeres tienen que trabajar juntos contra los roles de género que nos limitan. Uno de los agentes que contribuyen a la perpetuación de los roles de género son los medios de comunicación y en concreto la publicidad sexista, que se analizó en la segunda parte del taller. Ya es bien sabido que la publicidad sexista ofrece modelos tradicionales de mujer y contribuye a la objetivación del cuerpo de la mujeres. Pero no sólo afecta a las mujeres. Recientemente, por ejemplo, una campaña publicitaria del café Marcilla sacó un  anuncio donde publicitaba su nuevo abre fácil a costa de ridiculizar a los hombres.  Detrás del supuesto chiste gracioso sobre el estereotipo “los hombres no pueden hacer dos cosas a la vez”, la idea que subyace es asumir que los hombres no tienen habilidades domésticas, perpetuando así los roles de género establecidos.

Por último, el taller concluyó relacionado todo hablado con la forma en la que se establecen las relaciones para reflexionar sobre cómo tendría que ser una relación sana y su incompatibilidad con las actitudes y pensamientos machistas analizados con anterioridad.

En fin, un enriquecedor taller que agradecemos desde aquí y que nos sirve para continuar el debate sobre conceptos fundamentales de feminismo en nuestro centro.

Para conmemorar el 25 de noviembre

Otro año más se acerca la conmemoración del Día internacional contra la violencia hacia las mujeres y otro año más vemos a nuestro alrededor la necesidad imperiosa de concienciar a nuestro alumnado ante este grave problema social.

Los recientes eventos mediáticos, como el indignante juicio a “la manada”, los casos de abusos sexuales en Hollywood, o los terribles 50 casos de violencia de género este año, ponen de relieve lo imbricada que están en nuestra sociedad la violencia sexual y la todo tipo de violencia contra las mujeres.

Este problema llama a reflexionar sobre su origen, sobre el hecho de que sean varones quienes mayoritariamente ejercen violencia. Iñaki Gabilondo nos invita a pensar sobre el tema en este vídeo. Es verdad que puede ser simplificar mucho el tema, pero me parece muy útil para iniciar el debate en clase.

Sea por precariedad de la vida, sea por la violencia estructural de nuestra sociedad, es innegable la necesidad de repensar el concepto de masculinidad dominante. No hay excusa para la violencia contra las mujeres. No es cuestión de enajenación temporal, ni del alcohol o las drogas. Desterremos los mitos, las falsas creencias sobre la violencia contra las mujeres, y expliquémoslos en clase.

Por supuesto, la violencia contra las mujeres no es algo para ser recordado solo el 25 de noviembre, sino todo el año. Porque la solución es la educación, como afirma Leslee Udwin, autora de un documental sobre violación censurado en India.

Las campañas concretas en estos días, o las campañas mediáticas como la reciente #MeToo, parecen tener su efecto hoy en día, que no es poco. Sin embargo, para erradicar la violencia es necesario educar en nuevos modelos y nuevas formas de relaciones entre hombres y mujeres.

Además de los temas de reflexión expuestos arriba (en los enlaces podéis encontrar información), os dejo a continuación algunas sugerencias de trabajo en clase, recogidas con anterioridad en este blog.

  • Campaña Lazos blancos y recursos en papel para clase: pinchad aquí.
  • Cortos contra la violencia machista: pinchad aquí.
  • Ciberactivismo contra la violencia hacia las mujeres: pinchad aquí.
  • Otros materiales: pinchad aquí.

Por último, recordad que el próximo sábado tendrá lugar por las calles de Málaga una manifestación contra la violencia hacia las mujeres. Será a partir de las 12.00, en la plaza de la Merced. Convoca la Plataforma Violencia Cero
https://www.facebook.com/events/2079810965580265/

Al final de la manifestación, nuestro alumnado participará en una performance contra la violencia machista que ayuda a organizar Interred, la ONG que colabora en nuestro centro. Allí nos vemos.

Algunos conceptos: perspectiva y estereotipos de género

El curso pasado tuvimos la oportunidad de comentar el II Plan de Igualdad en un claustro donde empezamos a revisar conceptos fundamentales para coeducar.

Fue un debate interesante, aunque no tuvimos demasiado tiempo de profundiza. Por esto, os traigo aquí más información sobre estos conceptos y recursos para poder ofrecer a nuestro alumnado la oportunidad de reflexionar y crecer y desarrollarse libres de condicionamientos de género. Empezaremos con la perspectiva de género y los estereotipos de género.

¿Qué es la perspectiva de género en educación?

Hay quien llama a la perspectiva de género, ponerse las gafas violeta, en alusión al violeta como símbolo del movimiento feminista. Se trata de ponernos en la piel del otro o de la otra y ver  en qué medida lo que estamos enseñando afecta de forma diferente a mujeres o a varones por diversos motivos: sociales, históricos, biológicos, culturales, etc.

El mundo está sexuado y tener un sexo u otro condiciona, en la mayoría de los casos, la manera de ver el mundo. Además tener un sexo u otro es motivo de desigualdades. Se trata, por tanto, de incluir otra mirada en el discurso dominante para eliminar desigualdades.

Por ejemplo, en el mundo científico, es un hecho probado que “a lo largo de la historia, la investigación científica ha marginado, manipulado, ignorado e incluso torturado a las mujeres. El problema persiste”. Por esto, “cuando la ciencia se hace desde el punto de vista de grupos tradicionalmente excluidos de la comu­nidad científica, se identifican muchos campos de igno­rancia, se desvelan secretos, se visibilizan otras priorida­des, se formulan nuevas preguntas y se critican los valores hegemónicos (a veces, incluso, se provocan auténticos cambios de paradigma)”. Fuente El País.

Es necesario revisar en clase cómo los descubrimientos científicos, pero también también los hechos históricos o los premios literarios o la publicidad, afectan de manera desigual a varones y a mujeres. Esto es incluir la perspectiva de género y es el primer paso para desarrollar la visión crítica de nuestro alumnado y cambiar la mirada de las futuras generaciones.

Os propongo poner este vídeo para iniciar el debate:

¿Qué son los estereotipos de género?

Cuando miramos el mundo con perspectiva de género nos damos cuenta de la cantidad de estereotipos de género, es decir aquellos diferentes estereotipos asignados a varones y mujeres en nuestra sociedad, según lo que se espera de cada cual. Estos estereotipos, que se construyen durante los primeros diez años de vida,  son la base de las desigualdades por motivos de sexo y suelen condicionar nuestras elecciones profesionales, sociales e incluso vitales.

Por esto es tan importante reflexionar con nuestro alumnado sobre ello. La reflexión es la única manera de desarrollar la conciencia crítica para eliminar estereotipos. Os propongo un par de ideas: unos pictogramas y un vídeo para invitar al debate en clase.

Aquí podéis leer un artículo sobre el libro de la artista gráfica china Yang Liu, Man Meets Woman (Hombre conoce a mujer. Taschen, 2014), donde “contrapone los roles, estereotipos y realidades que pesan sobre las espaldas de tanto hombres como mujeres, mediante simples imágenes pictográficas con un mensaje muy directo.”

 

 

 

 

 

 

 

Y este vídeo, que es una iniciativa para el proyecto HeForShe impulsado por Emma Watson. Fuente La Vanguardia.

Elizabeth Gaskell: Norte y sur

Qué placer leer a Elizabeth Gaskell, una de las grandes escritoras inglesas de la época victoriana.

Os recomiendo encarecidamente su novela Norte y sur, que fue publicada por entregas a mediados del siglo XIX, en una revista dirigida por Charles Dickens.

La sinopsis de la edición española, publicada por Alba editorial, reza así:

“A través de la historia de Margaret Hale, una joven del Sur de Inglaterra que por circunstancias familiares se ve obligada a trasladarse al Norte, a la ciudad industrial de Milton -un trasunto apenas disfrazado de Manchester-, Elizabeth Gaskell plasma de forma magistral los conflictos sociales y políticos derivados de la revolución industrial en la Inglaterra de mediados del siglo XIX. Para la heroína, el Sur donde ha nacido simboliza el idilio rural, el triunfo de la armonía social y el decoro; frente a él, el Norte es sucio, rudo y violento. Sin embargo, a medida que va penetrando en ese nuevo mundo y sus distintos estratos -desde Bessy, la joven obrera enferma y su padre, líder sindical, hasta John Thornton, dueño de una fábrica textil, por quien siente una creciente atracción-, tendrá que ir corrigiendo sus prejuicios; y del mismo modo, su condición de mujer subordinada evolucionará hacia una madura aceptación de sí misma y de sus sentimientos.”

Es imprescindible para conocer las consecuencias de la Primera revolución industrial en Inglaterra y la brecha social que abrió en el país. Por otra parte, la situación de las mujeres en la época está perfectamente reflejada y además, puesta en entredicho por esta gran escritora.

Esta acertada crítica os da más información sobre los puntos fundamentales de la historia. Yo también os recomiendo la serie de la BBC basada en este libro que consigue captar el ambiente de la época.

Para terminar con una propuesta didáctica, os dejo algunas citas del libro con las que podéis trabajar en clase de inglés la situación de las mujeres en la época victoriana:

Sobre el estereotipo ‘mujeres frágiles’, ‘ángeles del hogar’:

“‘You! My dear, women do not generally go.’ ‘No: because they can’t control themselves. Women of our class don’t go, because they have no power over their emotions, and yet are ashamed of showing them.” (Sobre el hecho de que las mujeres de clase alta no asistían a funerales).

Margaret Hale es muy consciente de las limitaciones impuestas por ser mujer:

“I wish I were a man, that I could go and force him to express his disapprobation, and tell him honestly that I knew I deserved it.” (hablando desde la impotencia por no poder hablar abiertamente con Mr. Thornton)

“that most difficult problem for women, how much was to be utterly merged in obedience to authority, and how much might be set apart for freedom in working.” (Miss Hale reflexionando sobre las limitaciones de su sexo).

La  narradora, sin embargo, concede a Miss Hale la capacidad de tomar sus propias decisiones, firmeza con su familia política “firmness with which she asserted something of her right to independence of action”.

Si queréis profundizar en clase sobre el tema, os recomiendo estos materiales:

Día de las escritoras

El año pasado, el 17 de octubre se celebró, por primera vez, el Día de las Escritoras. 
La celebración, de carácter anual, se convoca el lunes siguiente a la fecha del 15 de octubre, festividad de Teresa de Jesús. En 2017 la fecha de celebración es hoy,  16 de octubre.
Esta iniciativa “quiere dar visibilidad a las figuras femeninas, a la sabiduría, autoridad y autoría de las mujeres en un acto ‘necesario mientras existe tanta desigualdad’, según  Laura Freixas, la presidenta de la Asociación de Clásicas y Modernas, entidad que ha llevado a cabo esta iniciativa junto con la Biblioteca Nacional y la Federación de Directivas y Empresarias.
Por este motivo queremos animaros hoy a llevar a vuestras clases la celebración de alguna de vuestras escritoras favoritas (yo tengo muchas), o la organización de algún evento a nivel de centro.
Aquí os dejo una idea para la celebración del Día de las escritoras en el IES Alfaguara, de Yunquera. Mi querida amiga Ana Belén Cañamero y otras compañeras eligieron destacar la vida y obra de Juana de Ibarbourou, Alfonsina Storni y Emilia Pardo Bazán.
 Trabajaron en dos sesiones de tutoría aspectos de su vida y algunos de sus textos, y posteriormente, el día 17, se realizó una lectura pública de algunas fragmentos en la biblioteca.
 En los enlaces a continuación podéis acceder a las hojas de trabajos que elaboraron sobre cada escritora para trabajar en los diferentes niveles de la ESO: